Ecuador. Sábado 27 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Honduras sigue búsqueda de buzo canadiense y de 5 desaparecidos en naufragio

Foto: Tiempo-Isla de Roatán

Tegucigalpa, 11 ene (EFE).- Los servicios de rescate de Honduras continúan hoy la búsqueda de una canadiense que el domingo desapareció mientras buceaba en la paradisiaca isla de Roatán, en el Caribe del país, y de otras cinco personas que iban a bordo de una embarcación de la Fuerza Naval que naufragó el lunes.

Elementos de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) y del cuerpo de Bomberos buscan desde el domingo a Maurene Patricia Lalonde, una canadiense de 73 años, afirmó a periodistas Pedro Barahona, jefe de operaciones del organismo de protección civil.

Las autoridades hondureñas han reafirmado que seguirán buscando a Lalonde, aunque consideran que las posibilidades de hallarla con vida son escasas transcurridos tres días de su desaparición en Roatán mientras practicaba deportes acuáticos junto a su esposo.

Los equipos de socorro también siguen hoy por segundo día consecutivo la búsqueda de cinco personas que desaparecieron el lunes a causa del naufragio de una embarcación de la Fuerza Naval de Honduras, que se saldó con tres muertes, indicó el jefe de operaciones de la Copeco.

Las malas condiciones del mar fue la razón del naufragio en la laguna de Ibans, sector de Brus Laguna, departamento de Gracias a Dios (este), limítrofe con Nicaragua, según las autoridades hondureñas.

El mal tiempo que afecta a Honduras desde el sábado es causado por un frente frío que el domingo provocó el naufragio de una pequeña embarcación en el municipio de Omoa, Caribe hondureño, que se saldó con la muerte del hondureño Edy Appenzeller, de 49 años, según un informe del organismo de protección civil.

La Copeco mantiene desde el martes la alerta verde (de vigilancia) en los departamentos de Cortés, Atlántida, Colón, Islas de la Bahía y Gracias a Dios, en el Caribe hondureño.

Las lluvias derivadas del fenómeno han afectado a cerca de 700 personas de más de un centenar de familias y han causado inundaciones en unas 137 viviendas, según la información oficial. EFE

(I)