Ecuador. Lunes 24 de Abril de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cierre de plantas nucleares afecta duramente a pueblos de EEUU

OAK HARBOR, Ohio, EE.UU. (AP) — A medida que aumentan sus costos de funcionamiento, se ha acelerado el cierre de muchos envejecidos reactores nucleares en Estados Unidos. Algunas ciudades pequeñas que albergan las 61 centrales nucleares de la nación, en su mayoría rurales, se están preparando para los consecuentes recortes laborales y una caída en sus ingresos fiscales.

Publicidad

Aquellos pueblos que ya han sufrido el cierre de sus plantas nucleares están lidiando ahora con menos dinero para escuelas y se ven en la necesidad de encontrar otros medios para recaudar impuestos y recortar servicios.

Las 61 plantas nucleares estadounidenses producen una quinta parte de la electricidad de la nación. Cada una ha sido como la gallina de los huevos de oro que ha proporcionado plazas de trabajo bien pagadas y dinero para carreteras, policía y bibliotecas.

Pero esos mismos lugares y sus residentes se están preparando para lo que puede venir debido a los crecientes costos de funcionamiento de los reactores viejos. Una vez que deja de fluir la electricidad generada por las plantas nucleares, también deja de fluir el dinero a los pueblos vecinos.

En Wisconsin, el pequeño pueblo de Carlton vio cómo la fuente de aproximadamente el 70% de su presupuesto anual desapareció cuando la central nuclear de Kewaunee cerró hace cuatro años. Eso hizo que la ciudad creara el primer impuesto local de su historia.

“Financieramente nos beneficiamos (de la planta), pero ahora vamos a pagar el precio por los próximos 40 años”, dijo David Hardtke, alcalde del pueblo.

Una vez que cesaron las operaciones en la planta nuclear de Crystal River, en la costa del Golfo de Florida, “fue como si algo estuviera pasando y arrasando con un tercio del condado”, relató Randy Oliver, administrador del condado de Citrus.

Para compensar la diferencia, las tasas del impuesto a la propiedad subieron un 31% y fueron despedidos unos 100 trabajadores del condado. Fueron tantos que Oliver está preocupado de no tener suficientes para evacuar a los residentes y limpiar las carreteras si llega una tormenta tropical.

Aunque las centrales nucleares del país nunca fueron diseñadas para durar para siempre, los cierres están ocurriendo antes de lo esperado porque los costos de reparación son astronómicos y es más difícil competir con plantas de gas natural más baratas y con fuentes de energía renovable.

El ex líder de una organización que representa a la industria nuclear dijo el año pasado que las presiones económicas han puesto a entre 15 y 20 plantas nucleares en riesgo de un cierre prematuro. (I)

The Associated Press