Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El joven que se casó con la profesora que lo violó a los 13, pide el divorcio 20 años después

Mary Kay Letourneau Fualaau y su marido Vili Fualaau, en 1998 y 2002 respectivamente. Composición / AP Images

La escandalosa historia de amor y sexo entre Mary Kay LeTourneau y Vili Fualaau, que tienen 21 años de diferencia, llega a su fin tras dos décadas juntos desde que el caso diera la vuelta al mundo.


Publicidad

Mary Kay LeTourneau y Vili Fualaau se hicieron famosos hace 19 años cuando tuvieron un hijo siendo ella la maestra y él su estudiante con apenas 13 años. Ahora, casi dos décadas después Fualaau (que hoy tiene 33 años) envió una demanda de divorcio a LeTourneau, de 55.

La pareja había permanecido hasta ahora unida, a pesar del comienzo escandaloso, de la orden de restricción que se le impuso a ella y de los siete años que LeTourneau pasó en la cárcel bajo cargos de violación de menor. Pero no pudieron superar 12 años de matrimonio con dos hijas.

Todo comenzó en 1996, cuando LeTourneau y Fualaau se enamoraron en el colegio Shorewood de la ciudad de Seattle, Washington.

Ella estaba casada, tenía 34 años y cuatro hijos. ÉI tenía 13 años. En aquel momento mantuvieron relaciones sexuales y ella quedó embarazada en 1997. Las declaraciones del adolescente de que su profesora era el amor de su vida apenas hicieron mella en sus padres, que la denunciaron ante la policía. Lograron un arresto y una orden de alejamiento.

En medio del complejo caso, la profesora dio a luz a Audrey, que sería la primera hija de la pareja, el 29 de mayo de 1997.

Ella admitió violación en segundo grado en un principio, por lo que se le dio una sentencia inicial de seis meses que fue conmutada en tres bajo la condición de que no tendría contactos con su exalumno. Pero en febrero de 1998 la policía la encontró a las tres de la mañana en el interior de un coche aparcado, “con los cristales llenos de vaho y las luces encendidas”, teniendo sexo con el joven al que tenía prohibido acercarse.

Meses más tarde, LeTourneau se declaró culpable de dos cargos de violación de menor y en noviembre de 1997 fue sentenciada a 89 meses de prisión. Poco importaron las declaraciones del adolescente de que su maestra era el amor de su vida.

Steve Leourneau –por entonces esposo de la profesora– le pidió el divorcio y se mudó a Alaska con los hijos de la pareja. Él encontró en la casa familiar cartas de amor cruzadas entre alumno y profesora.

Miestras estaba en la cárcel, LeTourneau y Fualaau tuvieron a su segunda hija, Georgia.

En 2004 ella quedó libre. LeTourneau y Fualaau –que ya tenía 21 años– se casaron al año siguiente en secreto para desaparecer de la vida pública salvo por contadas ocasiones.

Ahora, 20 años después de aquel escandaloso comienzo, sus nombres vuelven a los medios porque él presentó una demanda de divorcio en un tribunal de Washington.

Ni Fualaau y ni Letourneau detallaron los motivos del divorcio. Según varios medios, la demanda solo solicita una separación de bienes equilibrada aunque ni él ni su esposa poseen bienes ni deudas y tampoco existe un acuerdo prenupcial.