Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU: Ecuatoriano, a punto de graduarse, encara deportación

Foto: ARCHIVO | Periodista Digital

Un ecuatoriano de 19 años que fue detenido por las autoridades migratorias estadounidenses horas antes de su baile de graduación se encuentra ahora en una cárcel en espera a ser deportado.


Publicidad

Diego Puma Macancela, nacido en la ciudad de Azogues, planeaba graduarse este año de una escuela secundaria de Ossining, en el estado de Nueva York. Sin embargo, el joven podría ser expulsado del país en cualquier momento, al igual que su madre, quien también fue detenida la semana pasada.

Diego no es un criminal ni tampoco una amenaza para la seguridad del país. Es un joven que quería graduarse de la secundaria”, dijo el asambleísta Francisco Moya el lunes durante una rueda de prensa organizada por activistas, inmigrantes y funcionarios que piden la liberación del joven.

Una portavoz de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas, más conocidos como ICE, dijo a The Associated Press que un juez ordenó la deportación de Macancela y su madre en noviembre. Ambos cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos ilegalmente a finales del 2014 y fueron detenidos. Tras perder su caso en las cortes migratorias, el juez ordenó su expulsión.

Rachael Yong Yow, vocera de ICE, dijo que la madre de Macancela, Rosa Inés Macancela, llevó un grillete de monitoreo electrónico en el tobillo mientras su caso avanzaba en las cortes migratorias.

La detención de Macancela ocurre bajo nuevas normas de mano dura en inmigración alentadas por el presidente Donald Trump. Los arrestos de inmigrantes aumentaron casi un 40 por ciento a principios del 2017 en comparación con el mismo periodo el año pasado, según datos oficiales. Las deportaciones, sin embargo, disminuyeron desde fines de enero a abril en comparación con el mismo periodo en el 2016.

Carlos Puma, el padre de Macancela, dijo a los medios que ni él ni su familia sabían que había una orden de deportación de su esposa e hijo.

“Me siento destrozado. Nosotros vinimos a este país no para perjudicar a nadie sino para trabajar y educar a mis hijos”, dijo Puma, de 57 años. (AP)

(I)