Ecuador. sábado 25 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Falsos líderes religiosos estarían esparciendo mensajes extremistas en España, según expertos

Migrantes musulmanes en Grecia oran en el Centro Cultural Greco Árabe en Atenas. Legisladores en Grecia aprobaron el jueves, 4 de agosto del 2016, la construcción de una mezquita financiada por el estado cerca del centro de Atenas, una propuesta que ha generado disensiones dentro de la coalición de gobierno en medio de un acalorado debate público sobre cómo manejar la crisis de migrantes. (AP Photo/Thanassis Stavrakis)

Madrid (EFE).- En España existen 1.508 centros de culto para casi dos millones de musulmanes, según el Observatorio español del Pluralismo Religioso, pero expertos consultados por Efe advierten de que, además, hay centenares de “mezquitas encubiertas” que pueden ser foco de radicalismo.


Publicidad

De acuerdo al último informe de la entidad privada Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS), en España hay unas 800 “mezquitas encubiertas”, la mayoría en algunos barrios de Madrid, en las localidades de Tarrasa y Badalona (provincia de Barcelona), en Tarragona y Valencia.

Y pese a la existencia de más de mil centros de oración para musulmanes, en España únicamente hay cinco mezquitas oficiales, según la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI).

Sólo en Cataluña viven 300.000 creyentes musulmanes, pero no existe una sola mezquita, sólo oratorios, confirmó Abdallah Boussef, director del Consejo de Comunidades Marroquíes en el Extranjero (CCME).

Los expertos critican la falta de lugares de culto adecuados, lo que provoca la proliferación de puntos de reunión no oficiales que pueden ser aprovechados por “falsos imanes” para difundir mensajes radicales del islam.

Precisamente un hombre llamado Adelbaki Es Satty, que ejerció de imán en la localidad española de Ripoll (provincia catalana de Gerona), está considerado el instigador de los atentados yihadistas que causaron 16 muertos y más de cien heridos en Barcelona y Cambrils, en Cataluña, el 17 de agosto pasado.

Quien supuestamente adoctrinó y fanatizó a los integrantes de la célula terrorista “engañó a la comunidad y se hizo pasar por alguien que no era”, según el presidente de la FEERI, Mounir Benjelloun.

El imán es una figura que “no está ni controlada, ni homologada ni formada por entidades musulmanas representativas en España“, añadió en declaraciones a Efe.

También avisó del peligro de la llegada de imanes de otros países como Marruecos, Egipto o Arabia Saudí, y denunció la falta de mezquitas oficiales, al reclamar lugares adecuados para el culto, así como formación para los imanes por su obligación de difundir un mensaje adecuado.

Boussef, director del CCME, se quejó de que “los musulmanes de España tienen que rezar en hangares, en garajes, eso es vergonzoso y trae frustración”.

Y, por último, el director de AICS, Salvador Burquet, consideró a los líderes religiosos una figura clave en la radicalización por el poder psicológico que ejercen.

El imán es “quien interpreta la palabra de Mahoma, por lo que no se limita a leer el Corán, sino que también lo interpreta” y los “falsos imanes” difunden la idea de que “Occidente quiere hacer desaparecer el islam”, insistió Burquet a Efe. EFE (I)

nac/jl/erm