Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La moda sostenible se abre paso

Madrid,  (EFE).- Aunque la etiqueta verde se ha alzado como paradigma de lo moderno y lo progre, la moda es un sector en el que cuesta vender productos “sostenibles”; aún así, pequeñas empresas y diseñadores se han empeñado abrirse hueco haciendo las cosas de otro modo en un mercado cada vez más competitivo.


Publicidad

Prueba de ello es la II Jornada de Moda Sostenible que se celebra hoy en el Museo del Traje de Madrid y que, organizada por la plataforma SlowFashion Spain, ha sido concebida como un escaparate en el que desfilarán distintas iniciativas y proyectos de moda sostenible.

Pero… ¿Qué es moda sostenible? “Es complejo dar una definición”, advierte Gema Gómez, directora de esta asociación, que apunta a la necesidad de que las marcas “implementen criterios de sostenibilidad” como reducir el consumo recursos -agua, químicos, logística-, y respeten los derechos de sus trabajadores en España o en otros países.

También señala a la responsabilidad del consumidor: “Todos estos cambios no valdrán nada si la empresa y el consumidor no apuesta por el decrecimiento. No podemos seguir produciendo y comprando tanta cantidad de ropa, es necesario confeccionar y comprar prendas de calidad, que duren en el tiempo”, explica.

En la mano del consumidor y no solo del productor, está la clave, y es que “el mayor círculo de vida de una prenda es la de su uso”, por lo que “no valdrá nada cómo está hecha, si el consumidor la lava cada vez que se la pone, con la lavadora a medio carga y con detergentes no respetuosos con el medio ambiente”, argumenta Gómez.

Para ser un “consumidor slow”, como lo define esta experta en moda sostenible, la gente debe asumir que “la prenda más verde, es la que ya existe”, debe apostar por comprar menos ropa, pero de mejor calidad, y apoyar a las firmas emprendedoras, que se han embarcado en una iniciativa complicada, “no por ganar dinero, sino por conciencia”, añade.

Esta experta cree que las cosas están cambiando poco a poco, aunque en España todavía está muy por detrás del resto de Europa y de Sudamérica, donde hay “una gran caldo de cultivo” para este tipo de iniciativas, es el caso de la firma colombiana Carmel, centrada en la venta por catálogo y que ha sacado una línea de ropa sostenible.

Una veintena de estas iniciativas sostenibles, la mayoría españolas, desfilaran durante todo el día de hoy por el museo madrileño, es el caso de las jóvenes firmas Equilicua, que utiliza fécula de patata para sus chubasqueros, y Rubia, una empresa de tintes naturales para ropa.

También las habrá veteranas como The IOU Project, con su proyecto de ropa de comercio justo hecha en India que bien podría desfilar en una pasarela; o Ananda Pascual, la marca de una joven madrileña que ha diseñado para empresas como Zara y Loewe.

Tras trabajar en empresas grandes, reconoce que tuvo una “crisis de valores” y decidió ponerse manos a la obra para “hacer las cosas de otra manera”, lanzando su propia marca de diseños contemporáneos, juveniles y cuidados, y con la producción a cargo de entidades de comercio justo ubicadas en Camboya, Perú e India.

Pascual, que colabora en el proyecto que lleva su nombre con otras dos personas, asegura que le costaría lo mismo producir en España que en estos países en vías de desarrollo, pero considera que las cosas están allí “mucho peor”; de hecho, los proyectos con los que colabora trabajan con sectores muy marginales de población, como mujeres que han salido de la prostitución.

Con la crisis, le está costando mucho sacar su proyecto adelante en España, aunque ya cuentan con diseño “online” y una decena de puntos de venta. Son conscientes de que la clave está en los consumidores del norte de Europa, Estados Unidos y Japón, donde valoran mucho el producto sostenible; en otros países, “muchas veces lo que falta es información”, explica.

“Si supieras que te estás poniendo guapa a costa de la vida de otro, y todo lo que hay detrás de la moda, el chip nos cambiaría”, explica esta diseñadora, cuya marca fue nominada en la pasada edición de los premios Source Award, uno de los más prestigiosos del sector de la moda sostenible. EFE

csr/mcm/Foto EFE