Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Isla de Nueva York viaja en el tiempo para volver a los años 20

Nueva York, 16 jun (EFE).- Poco más de siete minutos en ferry separan el sur de Manhattan de Governors Island, pero ese corto espacio de tiempo es suficiente para retroceder hasta los años 20 gracias al festival “Jazz Age Lawn Party”, que reunió hoy a miles de personas disfrazadas para resucitar la época del gran Gatsby.


Publicidad

La estación de ferry estilo Beaux Arts de principios de 1900 sirve como el mejor escenario para la espera del barco, en la que ya se dejan ver largos collares de perlas, vestidos cortos de flecos, muchas plumas, calcetines de rombos, sombreros de paja tipo “canotier” o maletas de mimbre.

El espectáculo continúa abordo mientras el ferry atraviesa la confluencia entre el río Hudson y el East River hasta llegar a la pequeña Governors Island, donde el sonido lejano del charlestón da la bienvenida a las más de 2.600 personas que, según los organizadores, se acercaron hasta el festival.

Reconocido ya como uno de los eventos imprescindibles del verano neoyorquino, el “Jazz Age Lawn Party” se sitúa en una extensa pradera bajo árboles centenarios que los asistentes aprovechan para hacer “picnics” sobre manteles de cuadros y, los más sofisticados, sobre sillas y mesas ornamentadas incluso con candelabros.

Pocos acuden sin revivir a través de sus atuendos la época del jazz y la prohibición del alcohol en Estados Unidos, puede que más viva que nunca después del éxito de la adaptación cinematográfica de “El gran Gatsby”, a la que acompañó todo un regreso de esa moda de la mano de Prada, Tiffany’s o Brooks Brothers.

“Es increíble la manera en la que viste la gente, el cariño con el que cuidan hasta el último detalle, su pelo, sus vestidos… En la actualidad ya no es así, es una pena, deberíamos mantener estas preciosas tradiciones”, aseguró a Efe la actriz rusa Olga Zharinova en su primer año en este festival.

Ataviada con un largo collar de perlas, un vestido original de los años 20, los labios pintados de rojo intenso y una cinta negra en el pelo, Zharinova dice que ésta es una buena oportunidad para dejar por un momento los móviles, los mensajes y los correos electrónicos y simplemente tumbarse en el césped a disfrutar.

Aunque gran parte de este festival gira en torno al espectáculo de cuidados vestidos que hacen resucitar el espíritu de los años 20, su centro gravitatorio es la pista de baile situada a los pies de un escenario donde Michael Arenella y su Dreamland Orchestra tocan el jazz de aquella época.

Arenella creó el “Jazz Age Lawn Party” hace ocho años como una celebración musical entre amigos y con un público de poco más de doscientas personas, pero el festival ha ido creciendo año con año (al igual que sus tarifas, ahora de 30 dólares por persona) hasta convertirse en toda una oda a los años 20.

En la pista los más atrevidos tratan de seguir el ritmo del charlestón, se dan clases de baile y hay continuos espectáculos como el del coreógrafo Roddy Caravella y sus Canarsie Wobblers, que llevan ocho años demostrando su talento en el rapidísimo baile “peabody”.

Para los que olvidaron vestirse al estilo de la época del jazz hay tiendas de ropa “vintage”, y además se pueden encontrar gramófonos antiguos, hay una exhibición de automóviles de los 20, y se celebran concursos de todo tipo, desde de charlestón hasta de trajes de baño.

Pero al caer la tarde, esta pequeña isla de 70 hectáreas que solamente abre los fines de semana durante el verano empieza a despedir a la gente, que, tras el rápido viaje en ferry, vuelve a fundirse entre el ajetreo de la Gran Manzana para despedir otra vez a los felices años 20. EFE

tme/ics/Sitio web imágenes: http://evc-wp01.s3.amazonaws.comhttp://static3.demotix.com

Isla nueva york jazz