Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Contaminación acorta vida de habitantes de China

BEIJING (AP) — Un nuevo estudio vincula la densa contaminación ambiental por la quema de carbón con una menor esperanza de vida en el norte de China. Los investigadores calculan que los casi 500 millones de personas que habitaron la región en la década de 1990 vivirán en promedio cinco años y medio menos que los que habitaban en el sur porque respiraban aire más sucio.


Publicidad

La misma China hizo posible la comparación: por décadas, una política del gobierno que ahora está en desuso abasteció de carbón gratuito para dar calor, pero sólo en la zona norte, que es más fría. Los estudiosos encontraron importantes diferencias tanto en la contaminación del aire por partículas suspendidas como en la esperanza de vida en las dos regiones, e indican que los resultados podrían utilizarse para extrapolar los efectos de este tipo de contaminación en la esperanza de vida en otras partes del mundo.

El estudio realizado por investigadores de China, Israel y Estados Unidos se publicó el martes en la gaceta Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

Aunque estudios anteriores han encontrado que la contaminación afecta la salud humana “la cuestión más profunda y al final más importante es el impacto en la esperanza de vida”, dijo uno de los autores, Michael Greenstone, profesor de economía ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

La política china de dar carbón gratuito para los calentadores de casas y oficinas al norte del río Huai, que divide a China en norte y sur, estuvo vigente gran parte del lapso 1950-1980, y aunque se descontinuó después de 1980, ha dejado un legado en el norte de intensa quema de carbón, que libera partículas contaminantes al aire que pueden ser perjudiciales para la salud humana.

Los investigadores recabaron datos de 90 ciudades, de 1981 al año 2000, sobre la concentración diaria en promedio del total de partículas suspendidas. En China, éstas son consideradas partículas de 100 micrómetros o menos de diámetro, emitidas de fuentes como plantas termoeléctricas, sitios de construcción y vehículos.

Los investigadores calcularon el impacto en la esperanza de vida usando datos de mortalidad de 1991 al 2000. Descubrieron que, en el norte, la concentración de partículas era de 184 microgramos por metro cúbico —o 55%— más alta que en el sur, y que la esperanza de vida era 5,5 años menor en promedio en todos los rangos de edad.

La diferencia en la esperanza de vida se debía casi por completo a una mayor incidencia de muertes clasificadas como cardiorrespiratorias, aquellas de causas que han sido previamente vinculadas con la calidad del aire, incluyendo males cardiacos, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias.

Los autores dijeron que su investigación puede usarse para calcular el efecto de las partículas suspendidas totales en otros países y períodos. Su análisis indica que por cada 100 microgramos de partículas adicionales por metro cúbico en la atmósfera, la esperanza de vida al nacer disminuye unos tres años.

Visitantes de la plaza Tiananmen se protegen con un cubrebocas de la fuerte contaminación en Beijing, el 7 de mayo de 2013. Un estudio dado a conocer el 9 de julio de 2013 vincula la densa contaminación ambiental por la quema de carbón con una menor esperanza de vida en el norte de China. (Foto AP/Ng Han Guan)

Visitantes de la plaza Tiananmen se protegen con un cubrebocas de la fuerte contaminación en Beijing, el 7 de mayo de 2013. Un estudio dado a conocer el 9 de julio de 2013 vincula la densa contaminación ambiental por la quema de carbón con una menor esperanza de vida en el norte de China. (Foto AP/Ng Han Guan)