Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Kate muestra su nuevo estilo en gira internacional

El dilema de la duquesa Catalina de Cambridge, a la que nos referiremos como se le conoce en el mundo de la moda (como Kate), era este: saber qué empacar para un viaje de dos semanas cuando su itinerario incluye recepciones de Estado, misas, juegos en guarderías y partidos de cricket.

LONDRES (AP) — El dilema de la duquesa Catalina de Cambridge, a la que nos referiremos como se le conoce en el mundo de la moda (como Kate), era este: saber qué empacar para un viaje de dos semanas cuando su itinerario incluye recepciones de Estado, misas, juegos en guarderías y partidos de cricket.


Publicidad

Para la duquesa de Cambridge, quien está terminando su viaje a Australia y Nueva Zelanda con su esposo el príncipe Guillermo y su hijo Jorge, de ocho meses, esos no eran todos los retos: ¿La realeza se quita los zapatos en la playa? ¿Y cómo es la manera más refinada de subir a un jet de combate usando una falda entallada y tacones?

Estos son algunos de los modelos más comentados de la gira de Kate por las tierras australes.

HECHA Y DERECHA

En las últimas dos semanas Kate, de 32 años, complació a los amantes de la moda con un desfile ininterrumpido de vestidos formales y majestuosos de los mejores diseñadores, mezclados con las piezas que se han vuelto distintivas de su estilo: sacos, plataformas, zapatos sencillos de vestir y vestidos recatados para el día.

Ahora lleva las faldas por debajo de la rodilla, usa vestidos menos entallados y las mangas cubren más de sus brazos.

Su nuevo guardarropa definitivamente es más “de edad”, más apto para una alteza, según los expertos en realeza. También hay mucho más color, tonos que detienen el tráfico, una elección que refleja su mayor confianza como el rostro de una nueva generación de la monarquía británica y como un ícono de estilo de las mujeres del mundo.

Entre sus éxitos: un saco minimalista gris claro con hombros bien marcados de Alexander McQueen, que usó con un sombrero a juego para ir a la misa del domingo de Pascua.

“El guardarropa australiano de Kate ha refinado su versión de realeza chic, dándole más lustre y un realce más femenino y costoso a su estilo”, dijo Katherine Ormerod, editora de moda de la revista Grazia.

BANANA CHIC

Kate también se atrevió a mezclar. Usó vestidos con bloques de color y tonos brillantes directamente sacados de la caja de crayolas: amarillo canario, verde pasto, azul cielo, rojo brillante. La pieza que destacó en la gira fue el vestido entallado amarillo fluorescente de Roksanda Ilincic.

Guillermo no estaba muy convencido; Kate dijo a reporteros que su esposo le había comentado que parecía “una banana”. Pero los editores de moda quedaron encantados con su elección.

“Es un color favorecido por la reina, diseñado para permitirle resaltar entre una multitud”, dijo Avril Mair de Harper’s Bazaar. “Me gustó su vestido aqua de Emilia Wickstead por la misma razón. Puede dominar el color excelentemente y me gustaría verla usándolo más”.

VESTIDOS DIPLOMÁTICOS

Vestirse para las visitas de estado no se trata sólo de glamour y destellos, la realeza también tiene la costumbre de rendir homenaje al país que los recibe. Al igual que la reina Isabel II y la fallecida princesa Diana, Kate incorporó elementos de los países anfitriones a su guardarropa.

Adornó un vestido negro a la medida de Jenny Packham, que usó para una recepción de estado en Nueva Zelanda, con un broche de plata con forma de helecho, la planta representativa del país. Aunque se mantuvo fiel a marcas británicas como LK Bennett y Hobbs, también lució un vestido de algodón blanco de la marca australiana Zimmerman, así como un traje de lana azul marino de la diseñadora Rebecca Taylor, nacida en Nueva Zelanda.

CASUAL

En medio de todas esas cenas y ceremonias solemnes, la duquesa pudo ir a la playa, a un viñedo y hasta a un zoológico, y pudo jugar un poco al cricket y tener una competencia en yate.

Y fue la ropa menos formal la que menos gustó a los amantes de la moda. Los medios británicos señalaron que su atuendo relajado, con pantalones de mezclilla entallados, un saco ligero azul marino, una camiseta a rayas y zapatos de plataforma, era exactamente el mismo que usó en sus últimos dos compromisos deportivos en Londres.

“Nadie quiere ser recordado por pensar que las plataformas con suela de corcho son el epítome de la elegancia en los deportes”, dijo el Telegraph.

NOTAS PARA LA PROXIMA GIRA

Las primeras impresiones cuentan. Cuando Kate aterrizó en Nueva Zelanda con un saco y un sombrero rojo de estilo militar, su atuendo fue comparado con el uniforme de un botones de hotel.

Y esas enormes plataformas generaron muchos comentarios cuando las usó para correr por la playa Manly de Sídney, una imagen algo fuera de lugar en medio de surfistas y guardacostas.

Los tristemente célebres zapatos funcionaron aún menos cuando la pareja visitó un viñedo haciendo que la duquesa resbalara en medio del pasto.

Kate, the Duchess of Cambridge,  Prince George

William, Kate

Prince William, Kate Duchess of Cambridge

Prince William, Kate Duchess of Cambridge