Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Azúcar, tan adictiva como la cocaína, según documental

El documental titulado “Fed Up” que se estrena este viernes en Estados Unidos denuncia que el 80% de los 600.000 productos comestibles que se venden en ese país contienen azúcar agregada, un problema que afecta de forma especial a la comunidad hispana, con altos índices de obesidad y adicción al azúcar.

El documental titulado “Fed Up” que se estrena este viernes en Estados Unidos denuncia que el 80% de los 600.000 productos comestibles que se venden en ese país contienen azúcar agregada, un problema que afecta de forma especial a la comunidad hispana, con altos índices de obesidad y adicción al azúcar.


Publicidad

La película hace seguimiento a la vida de varias familias, entre ellas una familia hispana, mostrando cómo el azúcar puede ser tan adictiva como la cocaína.

“Es muy importante ver que, en el estudio que se muestra en la película, se señala cómo nuestro cerebro genera una adicción al azúcar que es tan o más fuerte que la adicción a la cocaína”, explicó a Efe Kuno Becker, actor y director mexicano que narra la versión en español de Fed Up, que será estrenada el 16 mayo.

Según afirma en el documental el doctor Robert Lustig, profesor de pediatría de la Universidad de California San Francisco, el problema no es sólo el de ser más activos y hacer más ejercicio como algunas campañas lo promueven.

“Olvídese de eso. Hay 600.000 productos alimenticios en Estados Unidos y 80 % de ellos contienen azúcar agregada”, afirma el médico y profesor universitario.

“Usted puede llegar a ser un adicto”, advirtió Lusting, quien destacó que el azúcar es tan o más adictiva que la heroína.

“Yo me considero uno de los tantos adictos al azúcar”, aseveró a su vez Becker.

“Uno se ríe y le parece simpático por ser ‘muy dulcero’ como dicen en mi país, pero es un problema grave porque comemos de acuerdo con el sabor de la comida y no de acuerdo con la conveniencia”, agregó el cineasta mexicano.

“Más del 95 % de los estadounidenses serán obesos o estarán en sobrepeso en dos décadas”, advierte el documental que ha sido anunciado como “la película que la industria alimenticia no quiere que usted vea”.

Producido por Laurie David, ganador de un Oscar por su producción de “An inconvenient truth” y la periodista Katie Couric, el filme dirigido por Stephanie Soechtig, busca “cambiar para siempre la forma en que usted come”.

Becker criticó la falta de información adecuada en muchos de los productos alimenticios en los que la presencia del azúcar no se especifica claramente.

“Es un problema de las grandes corporaciones tratando de hacer dinero a costa de lo que sea, en este caso es a costa de la salud de las personas y pase lo que pase, teniendo como prioridad las ganancias”, afirmó.

“Estamos bombardeados todos los días mediáticamente por el comercio de toda esta comida que no es alimenticia y luego por el afán de adelgazar y luego por el consumo de las medicinas para las enfermedades que se generan”, dijo el que presta su voz en español a Fed Up.

Becker desea que la cinta, del sello RADiUS-TWC, inicie un proceso de pensamiento crítico y autoevaluación en cada persona que la vea.

“Me gustaría que nos hiciéramos la pregunta, si tienen razón y hay pruebas científicas de que la adicción al azúcar puede ser más fuerte que la cocaína, ¿soy yo uno de esos adictos al azúcar?”.

“Ya eso sería algo bueno. Es un proceso largo, pero si no comenzamos, el cambio no va a suceder nunca”, aseveró.

De acuerdo con un estudio publicado en el 2010 por la Oficina de Salud de Grupos Minoritarios, los latinos en Estados Unidos tienen un 20 % más de probabilidades de ser obesos que los blancos no hispanos

“La conclusión a que llego es que tenemos que llenar ese vacío espiritual con lo que nuestra mente va a ser menos manipulable”, anotó Becker al señalar el riesgo del materialismo o el ansia de poder.

“Necesitamos centrarnos más en lo espiritual para darle más fuerza a nuestra mente y así evitar (entre otras cosas) comer sólo por el sabor de las cosas. Es un trabajo interno de convicción”, concluyó. EFE