Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EE.UU. promueve caminatas escolares para la salud

Un grupo de niños regresaba a sus casas desde su escuela en Providence, tomados de la mano y jugando a las adivinanzas. Cuando llegaron a una esquina muy transitada, una persona adulta que los acompañaba les preguntó “¿Cuál es la regla?”. “¡Detrás de la línea!”, respondieron a coro, mientras respetaban el borde de la acera y aguardaban la señal de “avanzar”.

PROVIDENCE, Rhode Island, EE.UU. (AP) — Un grupo de niños regresaba a sus casas desde su escuela en Providence, tomados de la mano y jugando a las adivinanzas. Cuando llegaron a una esquina muy transitada, una persona adulta que los acompañaba les preguntó “¿Cuál es la regla?”. “¡Detrás de la línea!”, respondieron a coro, mientras respetaban el borde de la acera y aguardaban la señal de “avanzar”.


Publicidad

Poco después, se detuvieron frente a la casa de Jaiden Guzmán, de ocho años. Se despidió de sus compañeritos y corrió a la puerta. Su madre la recibió, saludó y el resto de la comitiva siguió su caminata.

Para un número creciente de niños en Rhode Island, Iowa y otros estados, el día escolar comienza y termina de la misma manera: caminan juntos con una persona adulta voluntaria a la ida y vuelta de clases. El sistema está popularizándose en muchos distritos escolares de Estados Unidos porque se le considera un medio para combatir la obesidad infantil, mejorar los índices de asistencia y asegurarse de que los niños lleguen a salvo a la escuela.

Rosanyily Laurenz, de 10 años, se inscribió en el programa “Autobús a pie” para este año lectivo. Antes, dijo, a veces llegaba tarde a la escuela cuando su abuela no se sentía bien como para acompañarla, pero ahora “camino con mis amigos”, dijo la niña. “Además recibo bocadillos”.

Muchos programas similares en la nación son financiados por el sistema federal Safe Routes to School (Vías Escolares Seguras), que financia mejoras de infraestructura e iniciativas que permiten a los niños ir a pie o en bicicleta a sus escuelas.

Robert Johnson, de la Coalición PedNet, con sede en Missouri, un programa sin fines de lucro que promueve alternativas de tránsito, dijo que el éxito de los programas revela un interés creciente en que los niños sean más activos.

“Todo padre busca los medios que sus hijos sean un poco más saludables y caminar a la escuela es uno de ellos”, afirmó.

En 2012, un 30% de los estudiantes que viven en un radio de un kilómetro y medio (una milla) de sus escuelas fue caminando por la mañana y el 35% regresó de la misma manera por la tarde, según el National Center for Safe Routes to School (Centro Nacional para Vías Seguras a la Escuela). Las cifras han aumentado un 6% desde 2007.