Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Semana de la Moda de Sao Paulo en transición hacia lo auténtico y genuino

La modelo brasileña Mariana Weickert (i) muestra una creación de la colección "O Jeans dos mineradores" del diseñador Tito Bessa Jr. EFE/Aaron Cadena Ovalle

La Semana de la Moda de Sao Paulo, que termino el viernes después de cinco días de ajetreados desfiles, trajo nuevas marcas que cada vez se especializan más y cadenas de ‘fast-fashion’ (moda popular) a las pasarelas, consideraron los críticos de las últimas tendencias del sector.


Publicidad

La 38 edición de la llamada Sao Paulo Fashion Week (SPFW) reflejó también “la transformación que se está produciendo en la industria en Brasil”, afirmó ayer a Efe la renombrada consultora brasileña de moda Costanza Pascolato.

La especialista subrayó que en la industria de la moda “se empieza a exigir que cada marca y estilista se concentren en dar lo mejor a su ‘consumidor-nicho’ y que cada creador evolucione dedicándose a presentar lo que mejor sabe hacer”.

Como es habitual en Brasil la semana contó con famosas modelos y actrices, que iluminaron los desfiles y trajeron glamour a las pasarelas.

La presencia de Giselle Bundchen, Carol Trentini, Michele Alves o Laura Neiva, actriz brasileña y querida de la marca francesa Chanel, no opacó los desfiles de Colcci, TNG, o Ellus, que consiguieron transmitir al público asistente, el poder se sus diseños de ropa casual con aires de tribus urbanas.

En un esfuerzo por potenciar la calidad y presencia del evento, el director Paulo Borges y su equipo consiguieron dotar a esta cobertura de lona de un ambiente divertido y acogedor, con comidas especiales, como la excelente paella y el delicioso jamón de jabugo de la ‘truck-food’ de Paellas Pepe.

También la pasarela compartió la propuesta del espacio de O Boticario, que contó mañana y tarde con interminables filas de público deseoso de probar la últimas tendencias del maquillaje profesional.

Las miradas estuvieron puestas en las marcas que se presentaban por primera vez en esta pasarela, como Apartamento 03 y PatBo de Patricia Bonaldi, diseñadora y joven emprendedora del sector de la moda, que ya ha logrado crear Nohda, un conglomerado de cuatro marcas que busca lanzar estas líneas de ropa en el exterior.

Evidencia de esta transformación de la moda en Brasil es también la idealización de la pasarela de Río como un evento volcado a la ropa de playa y baño, con una única temporada, lo que ha conseguido sin duda dotar de un contenido más fuerte y cohesionado a la semana de Sao Paulo, con la presencia por primera vez de marcas cariocas.

Eventos oficiales, como la presentación de la colección de la británica Stella MacCartney en colaboración con C&A Brasil, o el exuberante desfile presentado en el Parque Ibirapuera de la italiana Donatella Versace para la marca Riachuelo, pusieron también en el punto de mira a las cadenas de ‘fast- fashion’ brasileñas.

Para la ‘eminencia’ de la moda Costanza Pascolato “la colaboración de marcas de lujo internacionales con cadenas de ropa populares, es un proceso natural en el mundo de la moda hoy en día. Lo que está ocurriendo ahora en Brasil, es lo que ocurrió en Europa diez o quince años atrás”.

Las pasarelas memorables de la SPFW incluyen los desfiles de Alexander Herchcovitch que consiguió una simbiosis perfecta de materiales tecnológicos, como el poliéster deportivo y la goma, con ‘looks’ clásicos y muy femeninos.

El diseñador, que es gran defensor de la moda de su país, presentó en la colección los zapatos ‘Flower Boot’ en colaboración con Melissa, que ya se convirtieron en objeto de deseo de seguidoras y ‘fashionistas’.

La marca GIG, de Minas Gerais, apostó por presentar una auténtica colección “made in Brasil”, con sofisticadas piezas en tejido de punto y estampados geométricos de inspiración oriental, que ganaban originales acabados en alto relieve, gracias al uso de una moderna maquina probada ya por grandes de la moda como Dior o Prada.

Si los creadores brasileños están cada vez más unidos en mostrar una auténtica y genuina moda nacional, solo falta que el público invitado a la pasarela haga también gala de los interesantes diseños que hay en el país. EFE