Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El hielo marino de la Antártida es más grueso de lo que se creía

Archivo.

Sídney (Australia), 25 nov (EFE).- El hielo marino de la Antártida es mucho más grueso de lo que se creía, según un estudio divulgado hoy en Australia, el cual se cree ayudará a entender los efectos del cambio climático en el planeta.


Publicidad

Anteriormente se calculaba que el grosor del hielo marino era de un metro, pero las investigaciones lideradas por Guy Williams, experto de la Universidad de Tasmania, señalan que la media es de 1,4 a 5,5 metros, e incluso en los casos más extremos llega a los diez metros de espesor.

Las imágenes tomadas en el pasado con los satélites muestran que la cubierta del hielo marino está reduciéndose significativamente en el Ártico debido al cambio climático, pero paradójicamente aumenta en la zona de la Antártida, de acuerdo a la ABC.

Estas mediciones con los satélites necesitaban validarse desde la Tierra y en el caso de la Antártida estos trabajos se hacían mediante perforaciones y observaciones desde los barcos, los que indicaban que el grosor de la mayoría de los hielos marinos era de menos de un metro.

Pero para efectos de este estudio, que fue publicado en la revista científica Nature Geosciece, se utilizaron robots submarinos para esclarecer la sospecha de Williams y sus colegas, quienes creían que las mediciones no eran correctas porque los rompehielos prefieren navegar por zonas en que no se les dificulte el paso.

Además “cuando se revisan los conjuntos de datos no se hallan perforaciones que superen los seis metros”, explicó Williams al considerar los límites humanos en este tipo de tareas.

Por ello el experto de la Universidad de Tasmania y sus compañeros contrataron los servicios de vehículos autónomos para medir el grosor de los hielos marinos en tres zonas antárticas.

“Esto nos proporcionó una nueva visión de los hielos marinos antárticos con tres mapas tridimensionales”, acotó Williams, quien enfatizó que tuvo la oportunidad de descubrir un nuevo mundo.

Los autores señalaron que la media del grosor de los hielos marinos varía entre 1,4 metros a 5,5 metros.

“Pudimos apreciar hielos que tenían un grosor de más de 5 a 8 metros, muchos de hasta diez metros e incluso de 17 metros en algunos lugares”, subrayó Williams al explicar que este fenómeno se debe a la deformación provocada por las colisiones, las rupturas y por haberse congelado varias veces.

“Descubrimos que la mitad del área helada estaba fuertemente deformada, lo que contribuye a más del 75 por ciento del volumen de hielo. Se trataba del hielo marino que no éramos capaces de medir antes, y que posiblemente, no se vincula a lo que podemos ver desde la superficie”, agregó. EFE