Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Magnate abre parque de atracciones en China

Show Han. Foto: Sanghee Liu

Wang Jianlin, el magnate chino fundador del grupo inmobiliario y cinematográfico Dalian Wanda, que compró este año el emblemático Edificio España, en Madrid, inauguró en la ciudad interior china de Wuhan un parque de atracciones de realidad virtual y un espectáculo de circo y acrobacias único.


Publicidad

Se trata del Parque de las Películas Wanda, un edificio lleno de de atracciones en 4D (tres dimensiones, con movimiento de los asientos y efectos como corrientes de aire y aspersión de gotas de agua), y el llamado Show Han, un espectáculo original que recuerda a los del “Cirque du Soleil”, con un edificio especial creado para él.

De hecho, su creador es el italo-belga Franco Dragone, quien fue director del “Cirque du Soleil” entre 1985 y 1998 y le dio esa misma impronta de renovación y fusión del circo, las artes escénicas y las visuales, con espectaculares actuaciones, con decenas de efectos y acróbatas, que sugieren poéticamente un universo propio.

En el caso del Show Han (por la etnia mayoritaria china ‘han’, representativa de Wuhan y de la provincia de Hubei, de la que es capital) Dragone asegura haber sobrepasado el nivel artístico de trabajos anteriores suyos, con una historia de amor entre adolescentes urbanitas chinos en una gran ciudad.

“Es un espectáculo que hay que ver, una experiencia única en la vida, el que vaya a verlo comprenderá que no estoy mintiendo”, aseguró al respecto a Efe Yves Delacollette, presidente de la propia firma Dragone.

Ambos proyectos están en los extremos del Distrito Cultural Central de Wuhan, una amplia área de hoteles y centros comerciales y de ocio desarrollados por el gigante inmobiliario Wanda, en el que Wang, el segundo hombre más rico de China, invirtió 50.000 millones de yuanes (6.570 millones de euros, 8.035 millones de dólares).

Sólo entre los dos proyectos inaugurados ayer, para los cuales la ciudad entera lleva días cubierta de publicidad, Wanda invirtió 7.000 millones de yuanes (919 millones de euros, 1.124 millones de dólares).

El teatro Show Han fue diseñado por el arquitecto británico Mark Fisher, que fue director artístico de la apertura y la clausura de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, y acoge un espectáculo de tres horas, con el que Wuhan espera elevar su atractivo cultural, que se programará durante al menos una década.

El resultado combina espectaculares efectos especiales de luz y sonido, una puesta en escena onírica y acrobacias asombrosas a gran altura, con tecnologías únicas incorporadas al teatro para ese uso, como una enorme piscina que puede aplanar su suelo y vaciarse o llenarse en pocos segundos.

Con capacidad para 2.000 espectadores, el propio Wang Jianlin lo ve, junto a su parque temático abierto también hoy, como “proyectos únicos que sin duda se convertirán en nuevos símbolos de la cultura china y en nuevas marcas de entretenimiento de liderazgo mundial”.

Entre los más de 300 periodistas desplazados para su inauguración, varios profesionales chinos confesaron en privado que ven difícil que incluso turistas chinos de fuera de Hubei se lleguen a desplazar hasta la industrial ciudad de provincias de Wuhan sólo para ver esto.

Wang, de 60 años, un antiguo oficial del Ejército chino que fundó Wanda en 1988, sacará a bolsa en Hong Kong este martes a su principal filial inmobiliaria, Wanda Commercial, con la que recogerá 3.700 millones de dólares (3.025 millones de euros), mientras negocia invertir casi el doble en un complejo comercial en Madrid.

El magnate confirmó hoy que espera invertir unos 1.000 millones de dólares (817 millones de euros) en nuevos proyectos hasta 2020, unos 200 millones en el extranjero (163 millones de euros), en países como España, Reino Unido, Australia y Estados Unidos, se limitó a mencionar.

Wang, que confesó sin rodeos que está diversificándose hacia las industrias culturales sólo para ganar dinero (controla la cadena de cines estadounidense AMC, prepara su propio estudio y negocia invertir en la productora de Hollywood LionsGate), confesó que sueña con que Wanda sea algún día una gran marca internacional.

Su sueño estará cumplido y podrá pensar en retirarse, comentó, cuando en un futuro el 20 % de los ingresos del grupo provengan del extranjero. EFE