Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Drones deben aprender a navegar en áreas densamente pobladas

Foto: AP/Archivo

CORPUS CHRISTI, Texas, EE.UU (AP) — Para que los drones se conviertan en parte de la vida cotidiana, tendrán que aprender a volar sobre pueblos y ciudades sin que se caigan encima de los techos de automóviles o se estrellen con los peatones.


Publicidad

La tecnología ha avanzado tanto que quienes quieran manejar estos aviones no tripulados, lo pueden hacer desde sus iPhones. Pero nadie ha desarrollado un sistema que ayude a los drones a detectar y evadir otros objetos como árboles, postes de luz, edificios e, incluso, otros drones.

Esa capacidad de volar con total autonomía será fundamental antes de que miles de drones vuelen sobre nuestros vecindarios.

Una tecnología similar ya, de hecho, existe. Los aviones comerciales, por ejemplo, son capaces de detectar a otros aviones en el cielo y advertir a los pilotos de las montañas que se atraviesan en sus rutas. El problema es cómo desarrollar un sistema de detección lo suficientemente pequeño, ligero y barato que funcione en estos aviones no tripulados.

Aurora Flight Sciences, una empresa militar que fabrica drones basada en Manassas, Virginia, está tratando de desarrollar esta tecnología utilizando eco-localizadores, un aparato que emite ondas sonoras y detecta los ecos producidos al chocar con otros objetos. Esta tecnología es similar a la utilizada por los submarinos o a la manera cómo los murciélagos vuelan en la oscuridad.

Otras empresas están utilizando sensores ópticos para localizar los obstáculos de una ruta. Pero esos sistemas aún tienen que desarrollarse pues no funcionan bien en la oscuridad o la niebla.

Investigadores alrededor del mundo, académicos o vinculados a empresas privadas, están tratando de resolver el problema.