Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diagnósticos incorrectos de cáncer provocan millones en gastos innecesarios, según estudio

Un radiólogo usa una lupa para estudiar una mamografía en esta foto tomada el jueves 6 de mayo del 2010 en Los Angeles. (Foto AP/Damian Dovarganes)

WASHINGTON (AP) — Un nuevo estudio ha aumentado el debate sobre los costos y los beneficios de la detección del cáncer al estimar que Estados Unidos gasta 4.000 millones de dólares al año en costos médicos innecesarios por mamografías que generan falsas alarmas y por el tratamiento de ciertos tumores de seno que tienen pocas posibilidades de causar problemas.


Publicidad

El estudio publicado el lunes en Health Affairs divide los costos de la siguiente manera: 2.800 millones por mamografías que encuentran presencia de cáncer equivocadamente y 1.200 millones más atribuidos al sobrediagnóstico del cáncer de seno, que incluye el tratamiento de tumores que crecen lentamente y tienen pocas posibilidades de convertirse en una enfermedad que amenace la vida de una mujer.

El costo estima a mujeres aseguradas entre 40 y 59 años.

El cáncer de mama es la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres estadounidenses y cobra 41.000 vidas al año. Las mamografías anuales a partir de los 40 años han sido consideradas por mucho tiempo un estándar para cuidados preventivos porque el cáncer es más fácil de tratar si es detectado en su etapa temprana. Pero recientemente ha habido desacuerdos sobre las pruebas regulares para las mujeres de 40 años. Este debate es similar al de los pros y los contras de los análisis para cáncer de próstata en los hombres.

Los autores del estudio, Mei-Sing Ong y Kenneth Mandl, dijeron que sus resultados indican que el costo del sobrediagnóstico del cáncer de mama parece ser mucho mayor a lo que se estimaba previamente. Los 4.000 millones que consideraron son el punto intermedio de un rango que depende de conjeturas sobre las tasas de mamografías con falsos positivos y sobrediagnóstico de cáncer de mama.

Ong es un investigador del hospital pediátrico de Boston y Mandl es profesor de la Escuela de Medicina de Harvard.

Además de los costos financieros de las pruebas de análisis y el tratamiento, los falsos positivos y el sobrediagnóstico exponen a las mujeres a los riesgos de procedimientos médicos adicionales, sin mencionar el estrés psicológico por el que pasan. No es raro que las mamografías presenten alguna anomalía aparente que tiene que ser resuelta con más pruebas o una biopsia.

“Esperamos que el costo financiero de este problema ayude a reducir el costo humano”, dijo Mandl. “Ambos mensajes son poderosos. El hecho de que esto no sea sólo un problema, sino un problema muy caro, esperamos que ayude a acelerar los intentos por mejorar las prácticas de análisis”.

Por su parte otro especialista defendió estas prácticas de monitoreo y dijo que el estudio es parcial.

“No hubo un intento por equilibrar los costos con los beneficios”, señaló Richard Wender, quien encabeza las iniciativas de prevención, detección y apoyo a pacientes en la Sociedad Estadounidense de Cáncer. “Realmente creo que cada estudio que revisa los puntos negativos de cualquier prueba de diagnóstico tiene que estar equilibrado con los beneficios”.

Mandl respondió que las suposiciones de su estudio están respaldadas por otra investigación y que por definición no existe un beneficio médico a las mamografías que producen falsos positivos.

La Sociedad Estadounidense de Cáncer recomienda mamografías anuales para las mujeres a partir de los 40 años, mientras que un grupo de asesoría gubernamental— el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos — recomienda que los análisis regulares comiencen a realizarse a los 50 años. El estudio detectó que las mujeres de entre 40 y 49 años tenían más posibilidades de dar falsos positivos con respecto a las mujeres de 50 años o más. (I)

Por Ricardo Alonso-Zaldivar, Associated Press