Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Viña chilena abre primer centro de investigación del vino en latinoamérica

Viña chilena abre primer centro de investigación del vino en latinoamérica. Foto www.el-carabobeno.com

Talca (Chile), (EFE).- La viña chilena Concha y Toro, una de las cuatro más importantes a nivel de volumen en el mundo, mostró por primera vez a la prensa internacional su centro de investigación del vino, situado en la zona central del país austral y único en Latinoamérica.


Publicidad

Emplazado entre los valles de la región del Maule el Centro de Investigación e Innovación (CII) busca promover la excelencia y la búsqueda de un nuevo conocimiento sobre este producto a punta de investigación aplicada en los procesos de elaboración de los caldos.

Al CII se le encuentra en una zona de ricas plantaciones de viñedos en el corazón de la región del Maule, considerada por los expertos como el principal territorio vitivinícola de Chile con más de 31.800 hectáreas, equivalente al 25 % de la superficie total de viñedos del país.

Está ubicado a 20 kilómetros de Talca y a 258 kilómetros al sur de Santiago, donde Concha y Toro guarda con celo su mayor predio de viñedos, de 1.089 hectáreas.

El centro de investigación fue concebido para aportar y hacer más competitiva la industria vitivinícola chilena a través de la tecnología, la investigación aplicada y la transferencia de conocimiento.

Consta de tres edificios, construidos en una zona de altura desde donde se puede observar las plantaciones de vid que la rodean, y según explicó el director del centro Gerard Casaubon, cada uno representa una línea de desarrollo.

“El primero es la bodega experimental, en la cual nosotros vinitificamos nuestros experimentos de campo, los ensayos y proyectos de investigación enológica”, explicó.

La instalación cuenta con 60 fermentadores con capacidad para 1.000 kilos de fruta, 72 estanques de acero inoxidable de 250 y 300 litros de capacidad y 140 estanques de guarda, que son monitoreados desde salas de control de temperatura.

Alguno de los proyectos que lleva a cabo la bodega experimental se relacionan con el desarrollo del material clonal de la cepa Cabernet Sauvignon.

“Para mejorar los manejos de vitivinicultura que debemos hacer sobre esta variedad, optimizando su calidad, maximizando el rendimiento de manera que podamos tener una mayor productividad pero manteniendo la calidad que deseamos”, detalló Casaubon.

El segundo edificio es el laboratorio agrícola y enológico, que reúne a los investigadores encargados de experimentar y analizar los procesos productivos desde una perspectiva más clásica e instrumental, que permite determinar aromas, ácidos orgánicos, metales, pesticidas, sanidad de la vid, entre otros.

Allí los investigadores “son capaces de medir importantes variables químicas que son relevantes para esta industria, como los pesticidas e incluso la calidad sensorial de las uvas, como el carácter herbáceo, cualidad que se busca minimizar”, precisó Casaboun.

El tercer edificio es un espacio de extensión y aprendizaje para conferencias, seminarios y capacitaciones. Además, cuenta con una sala de degustación y experimentación sensorial.

Esta última consiste en exponer los resultados de las investigaciones a visitantes, lo que permite establecer la preferencia o rechazo de sabores, aromas, texturas, ingredientes, consistencias y otros parámetros.

“Queremos buscar y satisfacer sensorial y simbólicamente a los distintos tipos de consumidores que pueden optar por el vino como un producto de su preferencia”, puntualizó Casaubon.

Pronto se levantará otro edificio, con un segundo laboratorio dirigido a la biología molecular, que busca aportar desde esa ciencia a la producción.

Concha y Toro es la principal productora y exportadora de vinos de Chile y de Latinoamérica, y a nivel mundial se sitúa entre las cuatro compañías más importantes de vinos en términos de volumen.

La compañía tuvo en 2014 una facturación de 1.000 millones de dólares, con un volumen comercializado de tres millones de cajas (doce botellas por unidad) a nivel mundial.

El pasado 19 de mayo, Concha y Toro ganó el premio a la mejor empresa de vinos y licores del año 2014 a nivel internacional entregada por la revista London Wine Fair. EFE

(I)