Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Investigadores buscan explicar la masiva muerte de abejas en EEUU

En esta imagen de archivo del 1 de septiembre de 2015, una abeja de miel sobre una zinnia en Accord, Nueva York. Aunque los científicos han documentado casos de diminutas moscas que invaden a las abejas, haciendo que éstas se tambaleen como zombis antes de morir, los expertos no conocen el alcance del problema. Un proyecto de colaboración ciudadana pretende cambiar eso. (AP Foto/Mike Groll, Archivo)

HURLEY, Nueva York, EE.UU. (AP) — Aunque los científicos han documentado casos de diminutas moscas que infestan a las abejas que producen miel, haciendo que den bandazos y se tambaleen como zombis antes de morir, los expertos no conocen el alcance del problema.


Publicidad

Ahora recibirán ayuda para seguir la pista del parásito que mata a las abejas, a través del proyecto Zombee Watch (un juego de palabras que podría traducirse como “Vigilancia de Zombiabejas”) creado en 2012 por John Hafernik, un profesor de biología de la Universidad del Estado de San Francisco.

Las abejas afectadas suelen hacer algo poco habitual: volar de noche, en ocasiones dando vueltas en torno a las lámparas en los porches de viviendas antes de morir. A los voluntarios de Zombee Watch se les pide que suban fotos de las abejas que encuentren y fotos de las larvas o moscas adultas que salgan de las abejas.

Los investigadores tienen más de 100 casos confirmados en Estados Unidos, la mayoría en la Costa Oeste y algunos casos aislados en Vermont y Nueva York.

Las abejas de miel, que son cruciales para polinizar las cosechas, se han visto diezmadas en los últimos años por el misterioso síndrome del colapso de colmena, ácaros vampiro y deficiencias nutricionales. Las abejas zombi podrían ser otro nuevo horror para esta especie.

“No estamos diciendo que esto sea el enemigo definitivo para las abejas”, dijo Hafernik. “Pero desde luego es una situación interesante en la que tenemos un parásito que parece afectar al comportamiento de las abejas, y básicamente las hace abandonar su colmena”.

Se sabía que esta mosca afectaba a los abejorros y a las avispas. En 2008, Hafernik hizo un descubrimiento tras recoger algunas abejas desorientadas bajo una luz ante su oficina del campus. Pronto identificó varias larvas que emergían de una abeja.

Eso llevó al primero de los muchos casos de abejas zombi descubiertos en la zona de San Francisco y sus alrededores. Los expertos creen que la mosca Apocephalus borealis ataca a las abejas cuando forrajean, les perforan el abdomen y colocan sus huevos dentro, lo que afecta al comportamiento de las condenadas abejas.

Un apicultor en Burlington, Vermot, detectó el primer caso en la costa este en 2013. Este verano, el apicultor aficionado Joe Naughton en Hurley, Nueva York, descubrió el primero de dos casos confirmados recientemente en el valle del Hudson, al norte de la ciudad de Nueva York.

Naughton, que tiene 200.000 abejas o más, mantiene la calma por el momento.

“Lo del ‘zombi’ suena un poco sensacional, y alguna gente lo oye y se ponen directamente en modo de alarma”, comentó. “Ahora mismo el estado de la cuestión es sobre todo de recogida de datos”.

Y hay muchos datos que encontrar.

Es posible que las personas atentas como Naughton estén detectando ahora un parásito que lleva mucho tiempo atacando a las abejas, aunque Hafernik señala que las noticias sobre abejas que se acercan a lámparas en la noche son un fenómeno reciente.

No está claro si se puede relacionar a las abejas zombi con el síndrome de colapso de colmena, que hace que las colmenas desaparezcan por la pérdida de abejas obreras adultas. Los científicos no han podido demostrar qué lo provoca, aunque algunos creen que podría deberse a una combinación de factores como ácaros, pesticidas y pérdida de hábitat. Por ahora, las amenazas como los ácaros son una preocupación mayor para los investigadores que la expansión de las moscas parásito.

“Tenemos otras presiones sobre las abejas y no queremos ninguna otra presión como esta”, comentó Ramesh Sagili, profesor asistente de apicultura en la Universidad del Estado de Oregon. “Tenemos que ser prudentes, no estoy alarmado porque éste parásito vaya a crear un gran problema”. (I)

Por MICHAEL HILL, Associated Press