Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Deaton nunca creyó que iba a ganar el nobel de Economía

PRINCETON (ESTADOS UNIDOS), 12/10/2015.- El economista británico-estadounidense Angus Deaton a su llegada a una conferencia en Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos hoy 12 de octubre de 2015 tras conocer que la Real Academia de las Ciencias Sueca le ha concedido el Nobel de Economía por sus estudios sobre el consumo y sus vínculos con el bienestar y la pobreza, de gran influencia en el mundo académico y la política. EFE/Peter Foley

Nueva York, (EFE).- El premio nobel de economía Angus Deaton afirmó hoy que nunca pensó que podría obtener ese galardón por la amplitud de áreas en las que ha venido trabajando y la diversidad de sus estudios.


Publicidad

“Nunca me he asentado”, afirmó Deaton en una rueda de prensa que ofreció hoy en la Universidad de Princeton, en el estado de Nueva Jersey, horas después de que se anunciara que la Real Academia de las Ciencias Sueca le había concedido el Premio Nobel de Economía.

El fallo reconoce la labor de Deaton para investigar la relación del consumo con el bienestar y la pobreza, y sus trabajos han sido determinantes para llevar los estudios en economía de desarrollo de un campo casi estrictamente teórico a otro práctico.

Deaton, nacido en Edimburgo (Reino Unido) en 1945, actualmente es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en Princeton, que hoy le ofreció un homenaje en el que participaron personalidades de esa casa universitaria.

En ese acto, según recoge el grupo de medios NJAdvanceMedia, Deaton dijo que sigue investigando la diferencia cada día más grande entre los ricos y los pobres y la desaceleración de la economía mundial.

“Estoy enormemente preocupado sobre la desigualdad (…). Me preocupa un mundo en el que los ricos escriben las reglas”, afirmó ante periodistas, alumnos y personal académico en el acto convocado por Princeton.

Recordó el origen humilde de su familia y que su padre trabajó como minero del carbón, y dijo que siempre le permitió volcarse en la lectura cuando otros integrantes de la familia habrían preferido que se sumara al mundo laboral.

“Siempre pensé que era improbable que ganara este premio porque nunca tuve un campo definido”, afirmó Deaton en la Universidad de Princeton, a la que está vinculada desde que llegó a Estados Unidos, en 1983.

Se enteró de la noticia por una llamada telefónica de una persona “con una voz muy sueca” que le comunicó que se habían otorgado el galardón.

El premio está dotado con cerca de un millón de dólares, pero, en su comparecencia de hoy, el nobel de economía dijo que no sabía aún qué iba a hacer con ese dinero. EFE

(I)