Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alumnas de Universidad Casa Grande ponen “Manos a la Tierra”

Foto cortesía

Guayaquil.- El sábado 24 de octubre las estudiantes de último semestre de la Universidad Casa Grande junto a la ONG Árboles sin Fronteras, pusieron en práctica el proyecto de reforestación de árboles nativos “Manos a la Tierra”, con el objetivo de educar a los alumnos de 8vo de básica de la Unidad Educativa Fiscal Réplica Vicente Rocafuerte ubicado en Socio Vivienda I y a sus padres en materia de educación ambiental y reforestación


Publicidad

La capacitación fue dictada por los representantes de la organización Arboles sin Fronteras. Después de la misma, los 50 niños asistentes procedieron a sembrar los 10 árboles autóctonos dentro de las instalaciones, comprometiéndose a seguir cuidándolos y adicionalmente 10 padres de familia decidieron también adoptar una especie para luego sembrarla en sus casas.

Todos los años la Universidad Casa Grande destina proyectos de ayuda comunitaria a los estudiantes de último año. Priscila Henríquez una de las organizadoras del evento comentó: “Me siento realmente feliz, no podríamos haberlo hecho sin la ayuda de todos nuestros auspiciantes que no dudaron en nuestra iniciativa y a todos los niños que nos recibieron con los brazos abiertos”.

El evento se llevó a cabo gracias a las donaciones de La Prefectura del Guayas y Ministerio del Ambiente; y a los auspicios de Tía, Seguros Cóndor, RX Diseños, Toni, Punto Crear y Calbaq.

La Organización Mundial de la Salud considera que  la superficie de áreas verdes en relación a los habitantes debe ser mínimo de 9 m2 por habitante e idealmente de 15 m2 por habitante.

Guayaquil está muy por debajo de este índice, con 1,12 m2 por habitante. Guayaquil necesita con urgencia de proyectos de reforestación.

Los árboles nativos son los más adecuados para repoblar las zonas,  porque son los que se adaptan mejor a estos territorios y salen adelante sin mayores cuidados, además traen equilibrio al ecosistema, atraen animales y otras especies de plantas nativas a los territorios deforestados.

En la ciudad se han llevado a cabo acciones para aumentar los espacios verdes, pero aún hay mucho camino por recorrer y la mejor manera de hacerlo es con árboles nativos.

(I)

Foto cortesía UCG

Foto cortesía UCG