Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Motonave Santa Cruz dejó de operar después de 35 años

Foto cortesía

La motonave Santa Cruz dejó de operar después de 35 años llevando turistas en Galápagos. 210 niños de las Islas fueron sus últimos pasajeros


Publicidad

La postal de Galápagos, esa fue por mucho tiempo la motonave Santa Cruz, el barco insignia del turismo en las Islas Encantadas, la nave que cambió la forma de hacer turismo en las islas y que llevó su marca a todo el planeta.

Hoy dejó de operar, dejando a su paso un legado indudable, que muy seguramente ayudó a convertir a Galápagos en uno de los destinos turísticos más respetados por científicos y viajeros amantes de la naturaleza.

Desde finales de 1979, la motonave Santa Cruz recorrió las islas para que científicos y turistas conozcan sus maravillas.

Después de 4 décadas dejó de operar en el archipiélago, pero no sin antes ser parte de un último viaje conformado por 3 cruceros en el proyecto “el legado del Santa Cruz a las islas Galápagos”.

Esta fue la forma de despedir a la embarcación, no con un brindis ni con discursos, sino con un evento de responsabilidad social en donde 210 niños galapagueños pudieron ser parte de 3 completos cruceros de 4 días y 3 noches, conociendo el entorno que les rodea y la compleja operación de los barcos que transportan turistas en las Islas.

Aunque el barco se encuentra en perfectas condiciones, sus dueños, Metropolitan Touring, decidieron reemplazarlo para elevar la calidad de los servicios hoteleros ofertados, esto considerando que la tecnología a bordo a cambiado y que nuevas embarcaciones pueden tener estándares de seguridad y calidad mayores.

Ya se encuentra en operación el Santa Cruz II, una embarcación con más comodidades, mayores espacios sociales y con una tecnología de punta que permite, entre otros, un ahorro de hasta un 30% en el consumo de combustible, logrados con una inversión de 19 millones de dólares.

Durante los últimos años, el Santa Cruz había embarcado a cerca de 600 niños en 12 cupos anuales. La mayoría de ellos de escuelas rurales, con buenas calificaciones o con condiciones especiales, como los de los últimos viajes, en donde se incluyeron hijos de padres pescadores y una escuela de niños con capacidades especiales, los cuales fueron seleccionados con ayuda del Parque Nacional Galápagos y la Dirección provincial de Educación.

___

(I)