Ecuador. Domingo 23 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Luthier español amplía entresijos del oficio en el taller “Hans Weisshaar”

HOLLYWOOD (EE.UU), 19/12/2015.- Fotografía del 18 de diciembre de 2015, muestra al luthier español Anxo Cabreira trabajando como aprendiz en el taller "Hans Weisshaar" en Hollywood, California (Estados Unidos), un referente mundial en la restauración, conservación y fabricación de violas, violines y violonchelos. El caso de Anxo Cabreira engrosa la lista de miles de inmigrantes que recalan en Estados Unidos con ansias de desarrollar de manera profesional una actividad que en sus países de origen es casi un oficio extinguido, tal como ocurre en su caso desde que decidió ganarse la vida como luthier. EFE/Aitana Vargas

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- El caso de Anxo Cabreira engrosa la lista de miles de inmigrantes que recalan en Estados Unidos con ansias de desarrollar de manera profesional una actividad que en sus países de origen es casi un oficio extinguido, tal como ocurre en su caso desde que decidió ganarse la vida como luthier.


Publicidad

La visión y el esfuerzo de este español afincado en Los Ángeles (EE.UU.) se ha visto coronado tras ser admitido recientemente en el prestigioso taller “Hans Weisshaar”, durante décadas un referente mundial en la restauración de instrumentos de arco.

Fundado en el corazón de Hollywood hace casi siete décadas, en este taller se restauran, conservan y fabrican violines, violas y violonchelos con técnicas manuales centenarias.

“Desde siempre quería dedicarme a esto, desde que conocí la música. Siempre me ha gustado la madera y la música y, al unir las dos cosas, (la luthería) es lo que resulta”, aseguró a Efe Cabreira, originario de la ciudad de Vigo, Galicia.

El joven de 29 años se inició en el mundo de la luthería hace once años y reconoce que por sus manos han pasado antiguos instrumentos de arco, algunos fabricados en el siglo XVII.

Para Cabreira, la oportunidad de trabajar en Estados Unidos con estas “obras de arte” supone un “privilegio”, impensable en una España donde esta profesión se considera un oficio y no consta de un reconocimiento académico formal.

Con su ingreso semanas atrás en el taller “Hans Weisshaar”, el luthier está aprendiendo los entresijos del proceso de reparación de instrumentos, el cual, según revela, se inicia con una evaluación exhaustiva del instrumento.

Con el instrumento al frente, el luthier examina minuciosamente las piezas, se determina cuántas son originales, el tipo de madera utilizada, la clase de barniz aplicado y la antigüedad de todos los componentes.

“Son piezas muy antiguas que requieren mucho cuidado, y siempre hay que respetar la originalidad y lo que el constructor en su día, en este caso 280 años atrás, quería transmitir”, explica, en alusión al violín con el que trabaja estos días.

Señala que el periodo de restauración se puede prolongar meses, e incluso años, tras el cual revive un instrumento musical cuya músicase escuchará muchas veces en las salas de conciertos más prestigiosas del planeta.

El dueño original del taller, Hans Weisshaar, fue pionero en la creación de técnicas ahora utilizadas por estudiantes y profesionales de todo el planeta, y también legados a su actual propietario, el alemán Georg Eittinger, que los aplica de forma regular.

“Tuve una restauración aquí no hace mucho tiempo. El instrumento, el chelo, llegó en 124 piezas. Se dañó en un accidente de coche, llegó en varias cajas y tuvimos que reconstruirlo. Fue un proceso largo pero, al finalizar, parecía como si al instrumento no le hubiera pasado nada”, explicó a Efe Eittinger.

Añadió que en este taller se han realizado restauraciones históricas, como la del violín “Red Diamond”, en 1953, o la del chelo “The Bass of Spain”, que fueron clave para consolidar el prestigio internacional del taller “Hans Weisshann”. EFE

(I)