Ecuador. Jueves 27 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Verona invita a los enamorados a revivir el mito de Romeo y Julieta

Verona, Italia. Foto: aeroportoverona.it

Roma, (EFE).- La italiana Verona, considerada la ciudad de los enamorados desde que William Shakespeare narrara el trágico amor de Romeo y Julieta, hoy, 400 años después de la muerte del autor, organizó un beso en público “que dura un minuto”.


Publicidad

El evento tuvo lugar en la céntrica plaza de los Señores, donde se ha instalado un enorme corazón rojo que marca el epicentro de un programa de actividades desarrollado con motivo del Día de San Valentín, santo italiano que será honrado mañana, 14 de febrero, por innumerables parejas de todo el mundo.

Se trata de la XII edición del festival “Verona in Love”, que este año ha sido intensificado al coincidir con el cuarto centenario de la muerte del embajador más ilustre de la ciudad: William Shakespeare.

El dramaturgo inglés eligió esta antigua ciudad próxima a Venecia (noroeste) como escenario de la historia de amor de Romeo y Julieta, jóvenes enamorados pero trágicamente pertenecientes cada uno a “dos familias de idéntico linaje” y acérrima rivalidad.

Por esa razón, el ayuntamiento veronés ha decido honrar la memoria del escritor con un festival destinado a entretener e involucrar a las muchas parejas que estos días elegirán la ciudad como destino turístico.

“El objetivo es reunir en un único festival diversas iniciativas culturales, sociales, deportivas y territoriales que giran en torno al mito de Romeo y Julieta y al tema de los enamorados”, explicó a Efe el concejal de Turismo, Marco Ambrosini.

El festival propone visitas a los principales lugares recreados por el dramaturgo, como la casa de Julieta, una posada del siglo XIII en la que se sabe que vivió la familia de los Capuleto, cuya enemistad con los Montesco inspiró a Shakespeare, autor de otras célebres obras, como “Hamlet” (1601) u “Otelo” (1603).

Quienes decidan pasar por Verona estos días y además lo hagan en pareja podrán disfrutar de una serie de promociones en actividades como la visita a la tumba en la que, según la leyenda, fue enterrada Julieta, o la torre medieval de Lamberti.

Foto: .ottavioviaggi.com

Foto: .ottavioviaggi.com

Los organizadores del programa proponen también visitas guiadas a diferentes lugares de interés cultural, espectáculos teatrales, musicales y deportivos, así como presentaciones de libros y degustaciones de productos típicos.

En definitiva, Verona ofrece a sus visitantes todo un plantel de actos con los que honrar a los desafortunados amantes y, en segundo lugar, para atraer la atención de los enamorados de todo el mundo, que suponen un auténtico motor económico para la ciudad.

Y es que detrás de los corazones, la música acaramelada, los flechazos y el algodón de azúcar se desarrolla “toda una industria”, según confesó Ambrosini, quien subrayó que se ha hecho del amor “una tarjeta de presentación ante el mundo”.

“Basta pensar en los cientos de miles de turistas que transitan cada año por nuestras calles para ver los lugares del mito, como la casa o la tumba de Romeo y Julieta. Es importante, porque de este tema Verona ha hecho su característica”, afirmó.

Solo durante este festival el consistorio veronés estima que llegará “mucha gente”, entre cien y ciento cincuenta mil turistas, si bien Ambrosini reclamó cautela a la hora de hablar de cifras de participación.

El estado de salud del turismo en Verona es, en su opinión, “óptimo”, y aseguró que este tipo de actividades, en plena temporada baja, “llenan verdaderamente la ciudad”.

Actualmente, Verona es una de las ciudades italianas que más turistas recibe, animados en su mayoría por el interés que suscita esta obra atemporal, que describió un amor fatal que no entiende de genealogía.

En cualquier caso, el visitante que llegue a este lugar hallará ciertamente un escenario evocador, compuesto por estrechas calles empedradas y muros centenarios por los que trepa la hiedra.

Pero también podrá adentrarse en este mito inmortal, depositar un mensaje bajo el balcón ante el que Romeo pronunciaba sus versos o visitar la escultura de Julieta y tocarle el pecho derecho, como dicta la costumbre, siempre y cuando se quiera tener fortuna en el arte del amor. O al menos eso dicen. EFE