Ecuador. Viernes 24 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ángel Sánchez lleva a la pasarela sus elegantes y sensuales trajes de noche

NUEVA YORK (NY, EEUU), 16/2/2016.- Una modelo luce un traje de noche de la colección Otoño-Invierno del diseñador venezolano Ángel Sánchez hoy, martes 16 de febrero de 2016, en el marco de la Semana de la Moda que se desarrolla en Nueva York. Seductoras transparencias y escotes, encajes y lazos en elegantes vestidos de noche protagonizan la nueva colección para una mujer "inocente y perversa" de Sánchez. EFE/Miguel Rajmil

Nueva York, (EFE).- Seductoras transparencias y escotes, encajes y lazos en elegantes vestidos de noche protagonizan la nueva colección para una mujer “inocente y perversa” que el venezolano Ángel Sánchez llevó hoy a la pasarela de la Semana de la Moda en Nueva York, con marcada presencia del negro.

Publicidad

Sánchez, que se ha caracterizado por los vestidos de noche y de novia y amante de mostrar la piel de la mujer, ha mirado a sus raíces con esta propuesta, que recuerda las estrellas en las alfombras rojas porque el cine siempre ha estado presente en el trabajo del modisto.

“En la noche me siento muy cómodo”, como diseñador, aseguró a Efe en una entrevista en su estudio, donde se realizó el desfile en la que señaló además que le ha inspirado la frase del director español Luis Buñuel de que “la mujer es como la luna, tiene un lado oscuro”.

“A la mujer me encanta descubrirla, esconderla, taparla y volverla a mostrar”, indicó el venezolano, hijo de una costurera, que comenzó su carrera en diseño en su país y que en 1997 se estableció en la Gran Manzana y dos años después llegó al Consejo de Diseñadores de Moda (CFDA por siglas en ingles).

Con esta femenina colección, Sánchez ha dado rienda suelta a sus obsesiones sobre el cuerpo femenino “pero sin perversidad”, aclaró.

Así, por ejemplo, apostó por cuellos altos en encaje negro estilo victoriano, al mismo que mostró escotes o sensuales aberturas, un contraste que según el modisto reúnen la inocencia y perversidad que pueden habitar en la misma persona.

“Esas aberturas recuerdan como cuando eras chico y mirabas por una rendija”, explica el venezolano, en cuya construcción de piezas está presente su profesión de arquitecto, y siempre convencido de que la época invernal no es razón para que la mujer no lleve su espalda al aire.

Negro, dorado y morado son los colores con los que propone vestir a su musa, con vestidos de cola y de falda amplia, plisados que acentúan la cintura, algunos palabra de honor que no faltan en el guardarropa femenino, adornados por lentejuelas y lazos, en los que hay reminiscencia del gran modisto español Cristóbal Balenciaga.

“Me gusta el drama, los detalles, la historia y esta es muy personal porque tiene que ver con mis obsesiones, que han marcado mi trabajo: la espalda, el cuello y la piel”, indicó y agregó que la mujer para la que va dirigida esta propuesta es una “que maneja la inocencia y la perversidad de manera segura, es seductora, misteriosa y dramática”.

“Es una colección muy Ángel Sánchez, resume todo lo que soy”, argumentó. EFE

(I)