Ecuador. Jueves 27 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El País celebra en Congreso de la Lengua sus 40 años

- El director de el diario El País, Antonio Caño, y el presidente Juan Luis Cebrián, hablan con estudiantes en el marco del VII Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebró en San Juan, hoy sábado 19 de marzo de 2016. El diario El País celebra estos días en Puerto Rico sus 40 años y, como buen "cuarentón", tiene la sensación de haber vivido muy intensamente su juventud, pero también el reto de verse ante un futuro incierto para el que tiene que reinventarse. EFE/Mar Gonzalo

San Juan,  (EFE).- El diario El País celebra estos días en Puerto Rico sus 40 años y, como buen “cuarentón”, tiene la sensación de haber vivido muy intensamente su juventud, pero también el reto de verse ante un futuro incierto para el que tiene que reinventarse.


Publicidad

El periódico español ha realizado un importante desembarco en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española que se celebra en San Juan, consciente de que “el idioma es uno de nuestros signos de identidad”, según explica a Efe su director, Antonio Caño.

“Es verdad que para un periódico 40 años no es mucho, pero lo cierto es que en estos 40 años en la historia de España han ocurrido muchas, muchas cosas”, apunta.

Entre ellas, el gran momento en la historia del que está considerado “el diario de la democracia” española, fue el 23 de febrero de 1981, cuando Juan Luis Cebrián, fundador y entonces director del diario, decidió publicar pese a que “sabíamos que venía una columna a tomar el periódico”.

“Yo tenía muy claro que había que contar lo que estaba ocurriendo, además de defendernos, porque si estos ganaban nos íbamos a hacer puñetas”, relata a Efe Cebrián, quien para ello puso “a cinco o seis redactores a hablar con The New York Times, Reuters, France Press, el Times,… diciéndoles que mantuvieran la línea abierta”.

Su “obsesión” en ese momento era sacar el diario “cuanto antes”: “Tomé la decisión cuando me llamaron de Televisión Española diciendo que estaban entrando los soldados”.

Aquel fue “un momento clave en la historia del periódico, que supuso una inyección de autoestima”, recuerda Cebrián, y “convirtió en indestructible el lazo del diario con la democracia”, añade Caño.

Esta etapa de la historia del periódico está recogida en un documental que también se ha presentado estos días en la Universidad de Puerto Rico.

Antonio Caño en la redacción de El País, foto de: ep00.epimg.net

Antonio Caño en la redacción de El País, foto de: ep00.epimg.net


En su 40 cumpleaños, El País vive ahora “otro momento de proporciones similares, de disrupción total, de reinvención”, en palabras de Cebrián, porque “estamos ante la fundación de otro periódico”, con la diferencia de que “ahora es mucho más difícil, porque antes sabíamos lo que queríamos hacer, pero ahora nadie lo sabe muy bien, y no hay una referencia clara”.

“Hoy en día se nos ve como un periódico institucional y de mucha envergadura, pero al mismo tiempo tenemos un espíritu muy joven; somos el diario en español más leído en papel, pero también en digital”, explica Caño, quien señala que incluso el concepto de “periódico” se tambalea, porque ya no se trata de algo que “sale con cierta periodicidad”, sino que el flujo de información es constante.

En su opinión, “estamos sabiendo transformarnos con la agilidad de un periódico joven y vamos a dar una competencia muy fuerte en lo digital”, apunta el director de un diario que ya solo imprime el 10 % de los contenidos que genera.

“Habrá un momento sin duda en que el papel nos dejará a nosotros. Ojalá fueran 40 años más, pero no va a ser así; esto se ha acabado”, reconoce Cebrián, que lleva 53 años “haciendo periódicos” en papel y que ve cómo estos “pronto sean un artículo de lujo”.

Lo que está claro es que “ya no podemos seguir haciendo las cosas como se han hecho siempre”, apunta su sucesor al frente del diario.

En ese sentido, Caño asegura que “no queremos vivir de los laureles, por eso estamos haciendo cosas muy innovadoras. Hemos tirado la redacción para hacer una nueva, de forma que ya no es la de un diario, sino la de un medio digital, donde la tecnología y el periodismo van de la mano”.

“Ser digital no puede justificar un relajo en la corrección lingüística. No se puede aceptar”, según Caño, consciente de que el diario que dirige también es todo un referente del español en el mundo del periodismo, tal y como valoran estos días los estudiantes que durante el Congreso de la Lengua asisten a talleres y conferencias impartidos por periodistas y directivos del diario.

“Leer El País es aprender periodismo en tiempo real”, aseguraba un estudiante después de participar en un taller impartido por Juan Cruz, adjunto al director del diario.

El periódico ha organizado también durante el Congreso talleres para escolares y encuentros con sus periodistas en el estand del diario. Lo que más éxito ha tenido ha sido la instalación de una portada del diario gigante en la que los visitantes pueden posar como protagonistas de la foto de primera página.

En el diario “siempre hemos querido hacer un buen español, y ahora que somos cada vez más globales, somos muy conscientes de que el buen español se habla en toda Hispanoamérica. Para el lector de El País, que es un lector letrado, sería un insulto hacer versiones diferentes de español en función del país de destino”, sentencia Cebrián. EFE

mgl/nrp