Ecuador. Sábado 21 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Emojimanía: fans y marcas lloran lágrimas de alegría

.lavozdemichoacan.com.mx

NUEVA YORK (AP) — Cuando hablamos de emojis, el futuro se asemeja mucho a una carita con lágrimas de alegría. Si no sabes lo que eso significa entonces: no eres una chica de 14 años; tienes una relación de amor y odio con esas pequeñas imágenes que la gente te envía por texto todo el tiempo, o no tienes un smartphone ni participas en un chat en internet.

Publicidad

En el 2016, los emojis se ven por todos lados, todo el tiempo. Y la “carita con lágrimas de alegría” es, por cierto, una carita feliz amarilla con una amplia sonrisa y lágrimas brotando por sus ojos.

Esta cara fue seleccionada por el Diccionario Oxford como su “palabra” del año en el 2015 debido a su popularidad y como un reflejo del auge de los emojis para ayudar a causas benéficas, a promover negocios y en general a tantos de nosotros a expresarnos mejor en las redes sociales o mensajes de texto.

Los fieles seguidores de Beyonce lo saben. Los fans de la cantante recientemente enviaron correo basura a Amber Rose con pequeños emojis de abejitas cuando sintieron que su reina había sido humillada (sus fans la llaman Queen Bee, por la letra “B” de Beyonce pero que se traduce como abeja reina).

Taco Bell también lo sabe. Las autoridades que supervisan los emojis aprobaron uno de un taco el año pasado, después de que la empresa hiciera todo un año campaña para tener uno operando. Al final recompensaron a sus usuarios en Twitter con regalos de fotos, GIFs y otros juguetes virtuales gratuitos para celebrar.

¿De qué se trata todo esto? He aquí una mirada al pasado, el presente y el futuro rosáceo de los emojis:

¿DE DÓNDE SALIERON?

Aunque ahora existe una definición estricta de emojis como imágenes creadas mediante codificación computarizada estandarizada que funciona para todas las plataformas, tienen muchos primos populares que se hacen llamar “etiquetas”, que son imágenes sin la parte trasera torcida. Y los kimojis, el invento de Kim Kardashian, no son técnicamente emojis, por ejemplo, al menos en los ojos de los puristas.

De acuerdo al conocimiento tecnológico popular, la gran explosión de los emojis tiene a su abuelo en Japón, llamado Shigetaka Kurita. Él se inspiró en las revistas de manga y el kanji (los símbolos y caracteres utilizados en la escritura del idioma japonés) en la década de 1990 cuando, junto a otras personas, trabajaba para desarrollar lo que se considera la primera plataforma móvil generalizada y pensó en algunos caracteres rudimentarios. Ellos pensaron en esto toda una década antes de que Apple desarrollara una serie de emojis para los primeros iPhones.

Los emojis pueden ser muy divertidos o tu peor pesadilla. Algo es seguro: no existe la amenaza de que se conviertan en un “lenguaje” por sí mismos. Aunque todo el mundo, desde Coca-Cola hasta Kitten Bowl, ha usado pequeñas pictografías para despertar interés, los emojis existen principalmente para darle matiz a las palabras que la gente común escribe, representando tonos de voz, expresiones faciales y gestos físicos (incluso hay un emoji con el dedo medio extendido que se agregó recientemente).

“Las palabras no están muertas. ¡Viva el emoji! Y ¡viva la palabra”, bromeó Gretchen McCulloch, una lingüista de Toronto que al igual que otros en su campo estudia los emojis y otros aspectos del lenguaje en internet.

Los emojis han sido comparados con los jeroglíficos, pero McCulloch no está de acuerdo. Ese antiguo lenguaje pictográfico incluía símbolos con un significado literal, pero otros representaban sonidos.

Foto: ctvnews.ca

Foto: ctvnews.ca

Cuando Kurita estaba creando algunos de los primeros emojis, había suficiente caos al tratar de hacer que todos los bípers, celulares, esa cosa nueva llamada correo electrónico y todo lo que tuviera que ver con internet se pudieran comunicar entre sí. Y también para permitir que la gente en Japón acostumbrada a una forma de comunicación más formal pudiera expresarse con esa nueva taquigrafía.

Entonces surgió Unicode Consortium, del lado de la codificación. Se trata de una organización industrial sin fines de lucro que colabora con la Organización Internacional de Estandarización (ISO por sus siglas en inglés), el organismo no gubernamental que ayuda a desarrollar especificaciones de todo tipo de cosas a nivel mundial, incluidos los emojis.

Unicode, cofundada y dirigida por Mark Davis en Zúrich, tiene una gran misión que incluye hacer que todos los lenguajes en el mundo estén codificados y puedan ser usados en todas las plataformas y aparatos.

La palabra clave aquí es “voluntario”. Davis tiene un empleo en Google, pero a la par se ha dedicado a la tarea de Unicode. También es copresidente del subcomité de emojis del consorcio, un eslabón en el proceso para aprobar nuevos emojis que puede tardar hasta dos años para que los nuevos sean incluidos en el Unicode Standard y empresas como Apple, Google, Microsoft y Facebook puedan usarlos.

¿Qué opina Davis del rápido ascenso de los emojis?  “Ha sido una sorpresa. No sabíamos lo populares que iban a ser”, dijo.

Por ahora, Unicode ha lanzado 1.624 emojis, con más opciones cuando se toman en cuenta modificadores como el tono de la piel. El subcomité de emojis recibe cerca de 100 nuevas propuestas por año. No todos avanzan en el proceso de votación.

“No codificamos emojis para películas, o personajes, o para deidades. Tampoco haremos un Donald Trump”, dijo Davis. “En lo personal, espero con ansias un emoji que se tape la cara de vergüenza”, bromeó Davis.

Aunque la mercadotecnia se ha apoderado de los emojis, el especialista en marcas Kevin Winslow, en Boise, Idaho, tenía sus dudas sobre adoptarlos.

“Me parecía que eran bobos, no me parecía que fuera algo que usaría un adulto”, dijo. “Ahora son una necesidad en las campañas de redes sociales. A veces ayudan a evitar el signo de exclamación, que tampoco me gusta”.

Vivian Rosenthal es fundadora y directora de Snaps, una plataforma que lanza teclados con imágenes de marcas, incluyendo campañas de mercadotecnia destinadas a apoyar causas sociales como el apoyo para refugiados.

Con casi la mitad de las publicaciones en Instagram con al menos un emoji y con más de 270.000 millones de mensajes de texto enviados al día en aparatos móviles, hoy más que nunca las marcas tratan de sacar provecho a los emojis, dijo Rosenthal.

“La gente quiere expresar más y más emoción. El lenguaje del futuro está basado en lo visual, es muy universal y democrático”. Rosenthal estimó que cerca de 6.000 millones de emojis y etiquetas se envían cada día en aparatos y servicios.

 Claramente los emojis son la adoración de las generaciones jóvenes.

 Akash Nigam, de 23 años, es cofundador y codirector ejecutivo de Blend, una aplicación de mensajes en grupo enfocada en los jóvenes. Cree que el uso de los emojis entre esos grupos es más común.

“Son parte integral de su vida diaria”, dijo. “Es como el remate en un discurso. Quien usa los emojis más originales junto a un texto inteligente tiene más reconocimiento. Todo el mundo busca en sus teclados emojis que no han sido usados. Quiero decir, sí, uno puede pintar un cuadro o escribir un ensayo, pero no se siente igual”.

(F)

Publicidad