Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Desarrollan en Japón un aparato para radiografiar el interior de los volcanes

El Tungurahua, la noche del 27 de febrero de 2016. API / JUAN CEVALLOS.

Investigadores japoneses y húngaros desarrollan un instrumento portátil para radiografiar el interior de los volcanes por medio de partículas subatómicas y que podría ayudar a predecir su actividad, explicó hoy a Efe el responsable del proyecto.

Publicidad

Esta tecnología, basada en la detección de los muones (partículas elementales con carga eléctrica) y destinada a reflejar las estructuras internas de objetos opacos, se ha empleado ya en el campo de la arqueología o para analizar el interior de los reactores de la accidentada central nuclear de Fukushima.

El nuevo instrumento concebido por científicos de la Universidad de Tokio y de la Academia Húngara de las Ciencias es mucho más pequeño, ligero y barato que los otros equipos actualmente disponibles, dijo en declaraciones a Efe el investigador nipón y líder del proyecto, Hiroyuki Tanaka.

Estas características permitirían su uso en estudios de campo de vulcanología y sismología, así como para analizar las condiciones internas de edificios y otras estructuras arquitectónicas, entre otras posibles aplicaciones comerciales, según sus creadores.

El prototipo en el que trabajan los científicos japoneses y húngaros tiene un peso de 10 kilogramos y cabría dentro de una bolsa, mientras que los equipos disponibles en la actualidad superan la tonelada de peso y alcanzan los 100 millones de yenes (873.000 euros/ 973.000 dólares).

Los científicos han probado varias versiones del aparato equipado con un filme sensible a los muones y con un detector de partículas luminescentes, que permitieron recoger por primera vez instantáneas similares a una radiografía del interior de un volcán e incluso un vídeo del mismo, señaló Tanaka.

Para reducir el tamaño y la complejidad técnica del aparato, los científicos han sustituido los tubos sensibles a la luz empleados en los equipos de detección de muones de segunda generación por detectores de gases, lo que también permite aumentar la resolución de las imágenes captadas.

Los investigadores del Instituto de Sismología de la Universidad de Tokio y del Centro Wigner de Física de la Academia Húngara de las Ciencias firmaron el pasado mayo un acuerdo de cooperación para compartir la propiedad intelectual del invento.

El equipo conjunto aspira a comercializarlo “en los próximos años” por un precio inferior al 10 por ciento de los sistemas actuales, lo que facilitaría su uso en otros campos como el análisis de glaciares o la exploración minera, señaló el científico. EFE (I)

Publicidad