Ecuador. Jueves 29 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nace en Viena un oso panda gigante tras inseminación natural

Una cría de oso panda gigante ha nacido en el zoológico Schönbrunn de Viena, fruto de la copulación natural de los osos Yang Yang y Long Hui el 23 de marzo pasado.

Publicidad

“En las imágenes de la cámara de la caja del parto pudimos reconocer que el joven animal llegó al mundo a las 5.05 horas (del pasado domingo)”, informó hoy en un comunicado la directora del citado zoológico, Dagmar Schratter.

Al nacer, el panda bebé tenía un tamaño de diez centímetros y pesaba cien gramos. Su piel aún no es la típica de su especie, pues es rosada y está cubierta de una pelusa blanca, indica la nota.

El zoológico de Viena, cuyo origen data de 1452 y se considera el más antiguo del mundo, está orgulloso de ser el único de Europa que ha podido hasta ahora lograr un nacimiento tras una inseminación natural de una cría de panda gigante.

Se trata, además, del cuarto logro, pues el bebé tiene tres hermanos que nacieron también en Viena y que entretanto viven en China: Fu Long (2007), Fu Hu (2010) y Fu Bao (2013).

“Yang Yang es una madre experimentada y cuida muy atentamente de sus crías. No obstante, no hay que olvidar que la mortalidad de los pandas gigantes en su primer año de vida se sitúa en torno al 40 por ciento”, advirtió Schratter.

Debido a esa fragilidad, de momento los visitantes no pueden ver directamente al nuevo osito, salvo mediante vídeos y fotos.

Para garantizar tranquilidad a la madre y al pequeño, la “Casa de los Pandas” se mantendrá cerrada al público en los próximos meses, cuando el lugar principal de vida de ambos será la caja del parto.

“Nosotros apostamos por una crianza natural y los cuidadores vigilan todo durante las 24 horas del día a través de la cámara”, precisó la directora.

Explicó que el animalito es tan diminuto, y como su madre lo cubre para calentarlo de forma intensiva, hasta ahora los expertos no han podido ver de qué sexo es.

Mientras la madre está ocupada todo el día dando de mamar, limpiando y calentando a su cría, la vida del papá, Long Hui, sigue siendo la de siempre pues al igual que en la naturaleza salvaje los machos no participan en el cuidado de sus hijos.

Por esa razón, se encuentra en un lugar separado de ellos.

El zoológico recuerda en la nota que los pandas gigantes son considerados una especie en riesgo de extinción, y se calcula que hoy solo hay 1.864 animales en la naturaleza salvaje, que viven en el suroeste de China.

En la mayoría de zoológicos y otros lugares de cría suelen reproducirse mediante inseminación artificial. EFE (I)

Publicidad