Ecuador. Jueves 29 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El CERN investiga filmación de un falso sacrificio humano en sus dependencias

El Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) dijo hoy que investiga las circunstancias en torno a la filmación de un falso sacrificio humano en sus instalaciones y que se difundió recientemente por internet.

Publicidad

“El CERN no consiente este tipo de parodias que violan nuestras directivas profesionales”, indicó la organización, que señaló que la investigación sobre este hecho prosigue, pero que se trata de “un asunto interno”, por lo que no dará más detalles al respecto.

Confirmó que, como se puede deducir claramente de las imágenes difundidas, el vídeo fue grabado desde uno de los edificios de su complejo, que cubre una superficie de 80 hectáreas en la frontera entre Suiza y Francia.

“Este vídeo fue filmado en nuestro recinto, pero sin nuestro permiso y a escondidas”, señaló la entidad.

Sin embargo, la organización aseguró que sus sistemas de seguridad son muy estrictos y hacen imposible que una persona que no tiene autorización de acceso pueda llegar a sus instalaciones técnicas y experimentales.

Por debajo del CERN, a unos 80 metros de profundidad, pasa un anillo de 27 kilómetros de circunferencia que contiene el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el acelerador de partículas más potente que existe.

“Personas que están autorizadas para acceder al CERN a veces dejan que su sentido del humor vaya demasiado lejos y esto es lo que ha sucedido en esta ocasión”, sostuvo el Centro en una declaración, tras recordar que en su sede se reciben científicos de todo el mundo que llegan allí como parte de su trabajo.

El CERN acoge cada año a unos 10.000 científicos visitantes, que representan a más de 600 universidades y de 113 nacionalidades.

La difusión del vídeo, que ha sido visionado más de 260.000 veces desde que se subió a internet, ha revivido el recuerdo sobre los rumores apocalípticos que circulaban en el periodo previo a la puesta en funcionamiento del LHC, en 2010, algunos apoyados incluso por científicos.

Uno de ellos sostenía que los experimentos del CERN generarían un agujero negro que podría absorber el planeta en cuestión de una hora y media, lo que la organización explicó una y otra vez que no sucedería y que sus experimentos eran totalmente seguros.

Una consecuencia trágica de ello ocurrió en la India, donde una adolescente se suicidó en septiembre de 2008 después de ver por televisión reportajes que sostenían que los experimentos del CERN llevarían al fin del mundo.

Otro rumor sobre las actividades del CERN tenía que ver con que su objetivo era probar que dios no existe, lo que sus responsables también han negado y, por el contrario, han resaltado que gente de todas las religiones y culturas trabaja armoniosamente en sus investigaciones.

“El CERN existe para comprender los misterios de la naturaleza en beneficio de la humanidad”, ha afirmado la organización al respecto.

En relación a la posibilidad de que los trabajos del CERN abrieran la puerta a otra dimensión o pudiesen cambiar el patrón del clima, la entidad lo ha rechazado y ha explicado que sus actividades no tienen influencia alguna en el campo magnético terrestre.

El CERN fue fundado en 1954, cuenta con 22 Estados miembros que comparten la financiación y la toma de decisiones y en él trabajan unos 2.400 científicos como personal permanente. EFE (I)

is/acm

Publicidad