Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los taxistas de Nueva York ya no tendrán que saber inglés

Una nueva ley, que entró en vigor en Nueva York esta semana, ha eliminado barreras para que todos los inmigrantes, que durante décadas han dominado la industria de taxis, puedan trabajar en la ciudad sin el requisito de probar su dominio del inglés que exigía la agencia reguladora.

Publicidad

El concejal de Nueva York Ydanis Rodríguez, impulsor de la medida, explicó hoy que la licencia universal será otorgada por la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) de la ciudad a todo aquél que solicite permiso como taxista sin tener que pasar el examen de inglés obligatorio hasta la fecha.

La nueva regulación también beneficiará a los que conducen automóviles de plataformas como Uber, taxis verdes que operan desde el 2013, automoviles negros que brindan servicios por contrato y limusinas.

“Tener trabajo como taxista es la primera opción de un emigrante para sostenerse y sostener a su familia”, dijo hoy Rodríguez durante una conferencia de prensa para explicar el alcance de la licencia universal, en la que recordó que también fue taxista en la ciudad a finales de los 80.

Se trata, según el concejal que preside la Comisión de Transporte y que nació en la República Dominicana, de eliminar barreras, lo que considera aumentará el número de taxistas operando en la ciudad.

La nueva ley no está exenta de críticas de los que consideran que un taxista debe hablar inglés.

Rodríguez recordó que por años los taxistas comunitarios y ahora los que responden a una solicitud por aplicación han hecho su trabajo sin la necesidad de un examen de inglés y no ha habido quejas de sus clientes. Destacó igualmente que la nueva tecnología de GPS facilita el trabajo de los chóferes.

La ley beneficiará de inmediato a conductores de los llamados vehículos comunitarios, en su mayoría dominicanos, que operan en los vecindarios donde se concentra la mayor población de emigrantes, que quieran conducir un taxi amarillo porque no tendrán que tomar el examen, ni aquellos que soliciten una licencia por primera vez.

“El examen de inglés ya no será un impedimento para moverse de un taxi comunitario a ser chófer de un taxi amarillo”, afirmó Rodríguez y recordó que su proyecto surgió luego de que el pasado noviembre la TLC comenzara a considerar exigir un examen de inglés para los chóferes de los taxis comunitarios, lo que dijo hubiese afectado a muchos inmigrantes.

Explicó que a los taxistas se les brindarán cursos de inglés en coordinación con la TLC y la Oficina de Asuntos del Inmigrante de la alcaldía.

“Se acabó la pesadilla que hubo hace ocho meses para nuestros taxistas cuando la TLC comenzó a considerar exigir el examen de inglés, pero, ya pueden dormir tranquilos porque ya no habrá ese prerequisito”, indicó.

“Esto es una necesidad en una ciudad que el año pasado recibió más de ocho millones de turistas, de una ciudad con 8,5 millones de habitantes y una ciudad donde en ciertos sectores no encuentras un taxi. Esto incentivará que haya más taxistas”, afirmó.

Igualmente el concejal señaló en la conferencia que los requisitos de seguridad como huellas dactilares o confirmar que no tengan un récord criminal siguen vigentes.

Datos recientes de la TLC señalan que en 2016 hay vigentes 143.674 licencias para taxistas, que los conductores provienen de 167 países, y que la industria la dominan chóferes de Bangladesh 24 % de los taxis amarillos), República Dominicana (50% de los taxistas comunitarios y también dueños de las compañías), EE.UU., Paquistán y la India.

Por otro lado, la mayoría de los taxistas que se solicitan por aplicación móvil como Uber son estadounidenses, según los datos de la TLC. EFE (I)

Publicidad