Ecuador. Martes 27 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un estudio revela el funcionamiento del aprendizaje por observación

Expertos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han analizado las neuronas individuales, encargadas de procesar el aprendizaje por observación, según publica hoy la revista Nature Communications.

Publicidad

Esa investigación, llevada a cabo por un equipo de neurocientíficos del citado centro y del Instituto de Tecnología de California (Caltech), ha registrado la actividad de las neuronas individuales con el objetivo de descubrir cómo el cerebro humano procesa el aprendizaje por observación.

Según el director de la investigación, Michael Hill, en este estudio se han “logrado superar diferentes niveles de la neurociencia, empezando por el nivel más abstracto de los modelos computacionales, los cuales encontramos reflejados en la actividad de las neuronas individuales, pasando por el comportamiento humano hasta la interacción humana”.

En el ensayo, los especialistas realizaron un registro de la actividad de las neuronas individuales en diez pacientes que sufrían epilepsia y que tenían implantados electrodos en el cerebro, mientras jugaban a las cartas.

Durante el juego, la información registrada por los electrodos reflejaba la alteración del comportamiento neuronal, basado en lo que los pacientes aprendían al observar a los otros jugadores.

Cuando los sujetos observaban el comportamiento de los otros jugadores, las neuronas individuales de sus cerebros codificaban un lenguaje de aprendizaje complejo desarrollado originalmente en los campos de inteligencia artificial y aprendizaje automático.

“Es increíble ver las neuronas en el interior del cerebro humano realizando estos complejos cálculos a partir de los ensayos y errores de otras personas”, según comentó Hill.

Cuando otra persona cogía una carta, la actividad de las neuronas registradas ya había predicho el resultado más probable, basándose en los resultados de los ensayos anteriores.

Después de que el resultado fuera revelado, las mismas neuronas codificaron la discrepancia entre el resultado y su predicción original.

Según quedó demostrado, la combinación de estos parámetros puede ser utilizada por el cerebro para aprender de la experiencia de otras personas y sus errores, a fin de ajustar el comportamiento de uno mismo de forma consecuente.

Durante la investigación, Hill y sus colegas también descubrieron el comportamiento de las denominadas neuronas “schadenfreude”.

Cuando jugamos con otras personas, como en el caso de las cartas, experimentamos placer cuando ganamos, pero también sentimos ‘schadenfreude’ o lo que es lo mismo, placer derivado del fracaso ajeno.

Según los resultados del estudio, cuando el sujeto en cuestión ganaba y los otros jugadores perdían, la actividad de este tipo de neuronas aumentaba mientras que cuando el sujeto perdía u otros jugadores ganaban, la actividad descendía.

“Obviamente, no sabemos qué significa con precisión el hecho de que estas neuronas codifiquen, sin embargo, es fascinante” ver algo como ‘schadenfreude’ reflejado en la actividad de neuronas individuales en el cerebro humano” agregó el experto.

La comunidad científica había descubierto, hasta la fecha, que existen tres áreas principales del cerebro implicadas en el aprendizaje social, la amígdala, la corteza prefrontal medial, y la corteza cingulada anterior.

Sin embargo, según explicó el director del estudio, en esta ocasión “los dos tipos de respuestas fueron halladas en el área del cerebro denominada corteza cingulada anterior y no en las otras dos partes en las que también se registraron datos”. EFE (I)

Publicidad