Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere la orca Tilikum de SeaWorld que mató a entrenadora

La orca Tilikum, derecha, observa mientras un grupo de entrenadores de SeaWorld Orlando toma un receso durante una sesión de entrenamiento en el Shamu Stadium del parque en Orlando, Florida en una fotografía del 7 de marzo de 2011. Tilikum, la orca macho que mató a una entrenadora en SeaWorld Orlando en 2010, ha muerto. Sea World dijo en un comunicado publicado en internet que Tilikum murió el viernes. La causa de su muerte no ha sido determinada aunque la orca tenía una infección bacteriana persistente y recibía tratamiento. Se estima que tenía 36 años. (Foto AP/Phelan M. Ebenhack, archivo)

ORLANDO, Florida, EE.UU. (AP) — Tilikum, una orca macho que mató a una entrenadora en SeaWorld Orlando en 2010 y fue retratado en un documental que ayudó a cambiar la opinión popular contra mantener a estos animales en cautiverio, ha muerto.


Publicidad

Representantes de SeaWorld dijeron el viernes que Tilikum murió pero no revelaron la causa de muerte. Tilikum había tenido problemas de salud graves incluyendo una infección bacteriana persistente y complicada en los pulmones, señalaron en un comunicado. Estimaban que tenía 36 años. Le realizarán una necropsia, de acuerdo con el comunicado.

“Tilikum tuvo y seguirá teniendo un lugar especial en el corazón de la familia de SeaWorld, así como el de millones de personas en el mundo a las que inspiró”, dijo el presidente y director general de SeaWorld Joel Manby. “Mi corazón está con el equipo que lo cuidó como si fuera de su familia”.

Tilikum era la orca macho más prolífica de SeaWorld, engendró 14 crías cuando estaba el parque de Orlando a donde llegó hace unos 25 años.

Era notable por su talla, de más de 6,7 metros (22 pies) y más de 5 toneladas (11.800 libras)

Tilikum nació en las aguas de Islandia y fue llevado al acuario Sealand of the Pacific en Canadá tras ser capturado. Cuando estaba en Sealand en 1992, Tilikum y dos orcas hembra fueron responsables de la muerte de un entrenador que trabajaba de medio tiempo, quien resbaló y cayó a su tanque tras lo cual fue sumergido por los animales.

Tilikum fue transferido a SeaWorld Orlando poco tiempo después y Sealand cerró.

En 1999 un hombre desnudo, que eludió la seguridad de SeaWorld y entró al parque de noche, apareció muerto por la mañana flotando sobre el cuerpo de Tilikum en un tanque de criadero en la parte trasera del Shamu Stadium.

Pero fue la muerte en 2010 de la entrenadora de SeaWorld Dawn Brancheau tras un espectáculo de “Cena con Shamu” la que causó un mayor impacto al futuro de las orcas en los parques de SeaWorld.

Brancheau interactuaba con Tilikum ante el público en SeaWorld Orlando cuando el animal la jaló del brazo en una plataforma y la retuvo debajo del agua. Según una autopsia Brancheau se ahogó pero también sufrió un trauma severo, incluyendo múltiples fracturas.

Las autoridades de SeaWorld Entertainment anunciaron en marzo de 2016 que la atracción turística terminaría su programa de cría de orcas y espectáculos con estos animales.

La decisión llegó seis años después de la muerte de Brancheau y tres después del estreno del documental “Blackfish”, que retrataba la vida de Tilikum y la muerte de Brancheau.

El documental afirmaba que las orcas, conocidas también como ballenas asesinas, que están en cautiverio se vuelven más agresivas contra los humanos y entre ellas. Después de que el documental se presentó en el Festival de Cine de Sundance y fue transmitido en CNN varios artistas cancelaron sus presentaciones en los parques de SeaWorld y grupos por los derechos de los animales aumentaron sus manifestaciones fuera de los parques.

La asistencia a los parques de SeaWorld se redujo, la empresa enfrentó una caída en sus ganancias y Southwest Airlines terminó sus 25 años de relación con la empresa.

En marzo el director general de SeaWorld reconoció que la actitud del público había cambiado ante las orcas en cautiverio y que la empresa terminaría con su programa de cría de orcas.

“Tuvimos que movernos hacia donde se movió la sociedad”, dijo Manby.