Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Autos de alquiler inundan el mercado en EE.UU.

Q50

DETROIT (AP) — En el 2014, Infiniti alquiló 28.000 sedanes de lujo Q50, cobrando en algunos casos apenas 329 dólares por mes en un mercado estadounidense en plena expansión. Esos alquileres, o “leases”, representaron tres cuartas partes del movimiento de los Q50.


Publicidad

Ahora los vehículos están a punto de ser entregados tras expirar los contratos a tres años y la empresa va a sufrir un duro golpe.

Igual que muchas firmas que impulsaron las ventas ofreciendo tentadores alquileres en los últimos años, la marca de lujo de Nissan enfrenta un exceso de oferta de autos usados con pocos kilómetros en momentos en que la gente prefiere las camionetas deportivas. Se calcula que 3,5 millones de autos alquilados serán entregados este año, que se sumarán a los 3 millones devueltos el año pasado, según Automotive Lease Guide. Estas son cifras astronómicas si se tiene en cuenta que los alquileres de auto prácticamente desaparecieron tras la recesión de hace una década.

Las estadísticas indican que el mercado está cambiando:

— Las empresas tienden a hacer a un lado los contratos de alquiler para controlar la oferta de vehículos usados.

— Es posible comprar un buen auto usado a precios muy bajos.

— La competencia del mercado de vehículos usados seguramente hará que bajen los precios de los nuevos.

Dado que los autos alquilados, que generalmente son bien cuidados y tienen poco recorrido, ingresan a un mercado en el que se le da preferencia a las camionetas, los precios van a bajar, asegura Jim Lentz, director ejecutivo de las operaciones de Toyota en América del Norte. “Cuesta más deshacerse de ellos”, señaló. “Va a haber vehículos a precios muy atractivos”.

Hace tres años, los fabricantes alquilaron 3,3 millones de autos, que representaron el 23% de las ventas a compradores individuales de Estados Unidos. Fue un buen negocio. Los autos conservaban su valor y los fabricantes confiaban en poder venderlos a buen precio al concluir los contratos de alquiler en dos o tres años.

El mercado de autos de alquiler siguió creciendo hasta representar el 30% de las ventas a comienzos del año en curso. El gusto de los compradores, sin embargo, cambió y ahora se prefieren las camionetas. La demanda de otros vehículos cayó y los precios de los vehículos usados bajaron un 7% en marzo comparado con el mismo mes en el 2016, de acuerdo con el índice de NADA Guides. Esa organización pronostica que habrá una reducción del 6% este año.

Información recogida por Kelley Blue Book indica que los alquileres cayeron por debajo del 30% en abril por primera vez tras tres años de aumentos.

Toyota empezó a restringir la oferta de autos de alquiler en el 2015 y General Motors el año pasado. GM suspendió los incentivos para los alquileres y solo los ofrece para la financiación de compras convencionales de autos nuevos.

Eric Lyman, analista de Automotive Lease Guide, dice que este es un buen momento para alquilar un auto, antes de que la oferta se restrinja más todavía. Pronostica que los pagos van a aumentar porque las empresas no van a ofrecer términos tan generosos.

A los fabricantes no les será fácil apegarse a una estrategia de aumentar los pagos por los alquileres si todos no se pliegan a ella. Por ejemplo, si Honda ofrece un Accord a 229 dólares al mes, Toyota tendrá que ofrecer su Camry, el modelo equivalente, al mismo precio, según Lyman.

Es previsible que los Q50 de Infiniti sufran una brusca caída de precios por el exceso de oferta al volver los autos alquilados. Un modelo avanzado de doble tracción con 36.000 millas (58.000 kilómetros) se ofrecía a menos de 24.000 dólares en Autotrader.com esta semana. Su precio original nuevo era de 40.000 dólares.

De hecho, Lyman cree que los precios de los vehículos van a bajar al menos los próximos tres años como consecuencia de la devolución de autos de alquiler.

Algunas concesionarias que venden autos usados, no obstante, no creen que los precios vayan a caer marcadamente. Paul Ritchie, que dirige una concesionaria de Honda en Haberstown, Maryland, dice que ni él ni varios empresarios de vehículos usados con los que habló recientemente avizoran una declinación en los precios. “No creemos que eso vaya a suceder. La mayoría de los concesionarios de nuestro grupo siguen comprando autos usados”.