Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fósiles ayudan a entender el papel del océano en la última glaciación

La fosilización es generalmente un proceso prolongado durante el cual sólo las partes duras de los animales y las plantas sobreviven.

Fósiles hallados en sedimentos marinos dan algunas claves para entender el papel del océano en la última Edad de Hielo, ocurrida hace unos 18.000 a 125.000 años atrás, informaron hoy fuentes académicas.


Publicidad

El estudio, publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters, analiza cómo el océano absorbió dióxido de carbono de la atmósfera en ese período glacial a partir de un banco de datos de la temperatura del mar en los últimos 125.000 años.

Este banco de datos fue determinado con la ayuda de elementos químicos y biológicos encontrados en fósiles, que permite ubicarlos en rangos de temperatura.

“Este estudio muestra por primera vez cómo las temperaturas cambiaron en todo el océano a medida que la Tierra vivía su última glaciación”, dijo la líder del estudio, Karen Kohfeld, en un comunicado de la Universidad de Tasmania.

La experta señaló que el hielo marino alrededor de la Antártida reaccionó con rapidez al enfriamiento del mar mientras que otras partes como las corrientes profundas del fondo marino lo hicieron más despacio y necesitaron 30.000 años más antes de modificar su estado.

El estudio de la temperatura del mar sirve para explicar la variación del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera, cuya concentración cayo varias veces antes de entrar en la última glaciación hace unos 20.000 años.

Una primera caída de dióxido de carbono ocurrió 115.000 años debido a un enfriamiento temprano de los polos y la expansión del hielo oceánico alrededor de la Antártida.

Otra tuvo lugar hace 70.000 años al coincidir con una reorganización de las profundidades del océano y un aumento de la productividad de los mares.

El nivel más bajo se registró hace 20.000 años cuando las temperaturas del océano, la productividad, la circulación profunda y el hielo marino sufrieron la mayor cantidad de cambios, según el comunicado.EFE