Ecuador. martes 21 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Apple le apuesta en grande al streaming de video

En esta fotografía del lunes 5 de junio de 2017 una persona toma una foto del logotipo de Apple antes de un anuncio sobre nuevos productos de la empresa en San José, California. El martes 1 de agosto de 2017, la compañía anunció que incorporará la realidad aumentada a sus dispositivos a partir del otoño con el lanzamiento de su nuevo sistema operativo iOS11. (AP Foto/Marcio Jose Sanchez, Archivo)

SAN FRANCISCO (AP) — La televisión es una de las pocas pantallas que Apple no ha conquistado, pero eso podría cambiar pronto. La empresa más rica del mundo parece interesada en tener sus propios programas dignos de nominaciones al Emmy, a la altura de “Game of Thrones” de HBO o “Stranger Things” de Netflix.


Publicidad

Apple trajo a los veteranos ejecutivos de la TV Jaime Erlicht y Zack Van Amburg de Sony Corp. en junio y les dio 1.000 millones de dólares para gastar en programas originales durante el próximo año, de acuerdo con un reporte del Wall Street Journal que cita fuentes anónimas.

La programación estará disponible sólo en un canal por subscripción, probablemente ligado al servicio de streaming Apple Music. Apple rechazó hacer declaraciones al respecto.

Aunque 1.000 millones de dólares es mucho dinero, es un pelo de gato para Apple, cuya fortuna asciende a 262.000 millones en efectivo. Pero es suficiente para colocar a Apple en el grupo más importante de empresas tecnológicas que producen su propio contenido para televisión.

LA HISTORIA NO SE REPITE

Hollywood ha temblado con la idea de que Apple ponga la mira en la televisión, como lo hizo con la música.

Hace casi 15 años, el entonces director general de Apple, Steve Jobs, convenció a las discográficas de que le permitan a la empresa vender música en formato digital en su tienda iTunes por 99 centavos de dólar por canción, un acuerdo que satisfizo a la industria ante la creciente amenaza de la piratería desatada por Napster. Con el tiempo el dominio de Apple en la música digital irritó a los ejecutivos musicales, quienes vieron cómo la empresa se quedaba con una gran parte de sus ganancias.

El cine y la televisión han sido mucho más difíciles de dominar para Apple. El interés de la empresa por transformar la TV ha sido un secreto a voces por años, pero hasta ahora Hollywood ha desdeñado los esfuerzos de Apple para convertirse en un intermediario digital indispensable para el video.

De alguna manera Netflix le ganó a Apple dando el primer golpe con su innovador servicio de streaming. Lanzado en 2007, el servicio fue pionero en ofrecer a los espectadores temporadas enteras de series en cualquier dispositivo con una conexión a internet. Esto le dio nueva vida a programas existentes como “Breaking Bad”, cuyo creador reconoce a Netflix por permitirle sobrevivir, pero también impulsó la creación de otras series hechas para ser consumidas vorazmente.

Netflix también ayudó a desatar una ola de creatividad en Hollywood. Fue seguida por rivales como Amazon y Hulu, que también impulsaron populares servicios de streaming, así como cadenas como CBS y Walt Disney Co., propietaria de ABC y ESPN, entre otros canales.

LA NECESIDAD DEL NEGOCIO

Todo esto ha aumentado la presión para que Apple mejore su participación en la televisión, y también porque la popularidad cada vez mayor del streaming afecta su negocio de renta y venta de video en iTunes.

Apple “no se quiere quedar atrás”, dijo Debby Ruth, vicepresidente senior de investigación de consumo de la firma Magid. “Esta es su manera de reclamar su territorio”.

Este año la empresa estrenó sus dos primeras series originales _ “Planet of the Apps” y “Carpool Karaoke” _ en su servicio Apple Music, que tiene 27 millones de subscriptores. Pero ningún programa ha generado expectativas entre el público o ha sido aclamado por la crítica.

La contratación reciente de Erlicht y Van Amburg señala la intención de Apple de hacer un escándalo mayor. Los ejecutivos ayudaron a orquestar programas exitosos como “Breaking Bad” de AMC y más recientemente entraron al streaming con “The Crown”, que se estrenó en Netflix el año pasado y tiene 13 nominaciones a los premios Emmy, que se entregan el 17 de septiembre.

Apple tiene también un arma secreta: cientos de millones de iPhones e iPads en las manos de sus fieles seguidores. Fácilmente podría transformarlos en una plataforma mercadológica para atraer a los usuarios a su servicio de televisión.

A LA CONQUSTA DE HOLLYWOOD

Pero la empresa tiene una gran cuesta que subir.

Netflix tiene más de 100 millones de subscriptores a nivel mundial y un catálogo que agregará 1.000 horas de programación original tan sólo este año. Y HBO se ha convertido en el metrónomo de los Emmy desde que comenzó su programación original hace 20 años.

Ambas compañías superan por mucho los supuestos 1.000 millones de Apple en presupuesto de producción. HBO gasta unos 2.000 millones anualmente en sus programas, que obtuvieron 111 nominaciones al Emmy este año, más que cualquier otro canal. Netflix, que tiene el segundo mayor número de nominaciones a los Emmy con 91, gastará unos 6.000 millones en programación este año.

Apple sigue experimentando en televisión, dijo Gene Munster, un especialista en Apple y socio de la empresa de investigación y capital riesgo Loup Ventures. “En 10 años les aseguro que Apple estará invirtiendo 10.000 millones en un año o nada”, dijo Munster. “Será una o la otra”.

EL LEGADO DE JOBS

Jobs habló sobre sus ambiciones de cambiar la televisión con su biógrafo Walter Issacson poco antes de morir en el 2011. “Quería hacer por los televisores lo que había hecho con las computadoras, los reproductores de música y los teléfonos: hacerlos simples y elegantes”, escribió Isaacson.

Pero nunca se materializó una televisión de Apple. En vez de eso, Apple ha actualizado periódicamente su Apple TV, que no es un televisor sino un reproductor de streaming que se conecta a las televisiones. El aparato ha perdido su participación en el mercado ante otras opciones como Roku, Amazon y Google, de acuerdo con la firma de investigación Park Associates.

Crear programación exitosa le podría dar a Apple un impulso mayor para para pedir programas de otras importantes casas productoras de Hollywood. Incluso podría llevar a la empresa a finalmente lanzar su propio set de streaming para televisión.

Presumiblemente Apple también querría emular la capacidad de Netflix para explotar el uso de datos para determinar qué le gusta ver al público. El análisis de datos de Netflix ha ayudado a atraer otros 25,5 millones de subscriptores tan solo en Estados Unidos desde el estreno en febrero de 2013 de su primera serie original, “House of Cards”.

Pero si Apple decide que necesita algo más ayuda con el streaming de video, Munster cree que hay un tercio de probabilidades de que pueda comprar a Netflix para obtener instantáneamente la distinción y experiencia en televisión que tanto necesita.