Ecuador. martes 24 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Museo de Nueva York ofrece entrevistas virtuales sobre el Holocausto

Pinchas Gutter

NUEVA YORK (AP) — Un museo en Nueva York está empleando nuevas tecnologías para ofrecer entrevistas virtuales con sobrevivientes del Holocausto. ¿Cómo se vivía en un campo de concentración nazi? ¿Cómo fue posible sobrevivir? ¿Cómo le ha afectado esa experiencia?, son algunas de las preguntas que cualquiera puede preguntar a los sobrevivientes del genocidio.


Publicidad

El proyecto busca asegurar que esa información esté disponible para cuando ya no estén con vida los aproximadamente 100.000 sobrevivientes que quedan y que pasaron por los campos de concentración, los guetos o que sobrevivieron escondidos.

La exhibición, titulada “New Dimensions in Testimony” (“Nuevas dimensiones en testimonios”) está siendo presentada por el Museo de la Herencia Judía en Nueva York. Usa horas de vídeos grabados en alta resolución y la tecnología de reconocimiento de voz para crear “entrevistas” con Eva Schloss, la hermanastra de Ana Frank, y otro sobreviviente llamado .

“Lo que hemos descubierto es que personaliza la experiencia”, dijo Heather Smith, la diseñadora del proyecto. “Uno se relaciona con esa narrativa de una manera distinta comparado con ver una película, leer un libro o escuchar una conferencia”.

El proyecto se hizo posible gracias a una colaboración entre la Shoah Foundation de Steven Spielberg, que ha grabado casi 52.000 entrevistas con sobrevivientes de los nazis, y el Instituto de Tecnologías Creativas, ambos con sede en la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles. La idea surgió inicialmente en 2009 y se han ofrecido exhibiciones con distintos formatos en otros museos usando nuevas tecnologías para ofrecer las respuestas indicadas a preguntas sobre la vida antes, durante y después del Holocausto.

Al igual que Ana Frank, Schloss y su familia se escondieron en Ámsterdam pero fueron delatados y enviados a Auschwitz. Al final, salió de ahí cuando los soviéticos liberaron el campo de concentración en 1945. Schloss, actualmente de 88 años, vive en Londres y ha ofrecido su relato en escuelas y en libros como “Eva’s Story: A Survivor’s Tale by the Stepsister of Anne Frank” (“La historia de Eva: El relato de una sobreviviente, por la hermanastra de Ana Frank”.

Al preguntársele sobre Ana Frank, a la que conoció cuando ambas eran niñas antes de ser obligadas a esconderse, la imagen de Schloss en el museo responde: “Ana era realmente una niñita muy sofisticada”.

En las entrevistas, tanto Schloss como Gutter aparecen sentados en sillones rojos y las imágenes salen en enormes monitores de pantalla plana.

La imagen de Gutter, quien tiene 85 años y vive en Toronto, también responde a preguntas. Cuando se le preguntó en una ocasión reciente “¿A qué se dedica?”, su imagen respondió: “Actualmente estoy jubilado. Participo mucho como voluntario en mi comunidad. Soy cantor en mi sinagoga, visito a enfermos en hospitales. Básicamente hago trabajo social comunitario”.

Cuando se le pregunta cómo sobrevivió a una marcha forzada bajo órdenes nazis, responde: “Marchamos por dos semanas y media y solo la mitad de los prisioneros llegaron a Theresienstadt. Los demás fueron asesinados o murieron en el camino”.

Si se le pide, Gutter canta un himno litúrgico judío o cuenta un chiste de la cultura judía europea ídish.

___