Ecuador. lunes 23 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Famosa por “Despacito”, La Perla busca revivir tras huracán 

Un hombre se tira un clavado en una piscina desde el techo de una casa abandonada en el barrio pobre de La Perla en San Juan, Puerto Rico, en una fotografía del 25 de agosto de 2017. El barrio pobre de La Perla surgió hace casi un siglo y era uno de los más violentos de Puerto Rico. Pasó a ser una atracción turística gracias a la canción “Despacito” cuyo video fue filmado en sus calles y es el más visto de la historia de YouTube. El huracán María detuvo el flujo de turistas y afectó la zona. (Foto AP/Ricardo Arduengo)

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — La esperanza finalmente había llegado a La Perla, una villa miseria a la orilla del mar que por años había sido famosa por su violencia y por ser uno de los principales puntos de distribución de heroína en Puerto Rico.


Publicidad

El sonido de las cámaras tomando fotografías había comenzado a romper el silencio de las mañanas. Los turistas deambulaban por sus calles estrellas con casas pintadas con colores brillantes. Comenzaban a surgir restaurantes y tiendas para atender a los viajeros atraídos por el escenario del video del éxito mundial “Despacito”, que ha sido visto miles de millones de veces desde su estreno en enero.

Pero llegó el huracán María y se llevó la luz, el agua, los techos e incluso los letreros recientemente instalados que llevaban a los turistas a los puntos mostrados en el famoso video.

De hecho el turismo en todo Puerto Rico se ha detenido abruptamente y los únicos visitantes en La Perla desde la tormenta del 20 de septiembre han sido gente como empleados del Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos que vienen a distribuir agua.

Uno de los negocios que había surgido desde “Despacito”, el restaurante La Garita perdió sus cuatro paredes de concreto por el huracán y sólo le quedó la cocina en pie.

La Perla no deja de ser una barriada de unos 350 habitantes pero tiene su encanto. Surgió hace más de un siglo en una franja estrecha en la costa del Atlántico, entre las olas del mar y la muralla del Viejo San Juan. Pocos visitantes se aventuraban por los escasos accesos que hay para el lugar y no eran bienvenidos, todavía hay un letrero de madera que dice: “No se admiten visitantes, no entre”.

La mala reputación del barrio era justificada y quedó plasmada en un viejo video que mostraba a un vendedor de droga corriendo hacia otro durante el día para dispararle en la cabeza. Un matón convertido en testigo federal dijo que los cuerpos de muchas personas asesinadas en La Perla eran arrojados al mar para que se los comieran los tiburones.

Hay una línea amarilla pintada en una de sus callejuelas servía como límite entre pandillas rivales, algunas de las cuales usaban ranas venenosas para proteger su mercancía de drogas.

Gran parte de la actividad delictiva se acabó cuando cientos de agentes de la DEA hicieron una redada en 2011 y arrestaron a decenas de personas, incluyendo a un líder comunitario que fue sentenciado después.

Comenzaron las campañas del gobierno y el sector privado para limpiar el lugar, se construyó una panadería y se pintaros las casas con colores brillantes.

Y entonces vino “Despacito”.

Los cantantes puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee eligieron el barrio para su video, que hasta principios de octubre suma 3.900 millones de vistas en YouTube, y los turistas comenzaron a llegar por montones. Eran recibidos por propietarios de bares y vendedores callejeros que les ofrecían comida y cervezas.

Mucha gente en La Perla esperaba que la transformación les ayudara a asegurar el futuro de la comunidad y protegerlos de los intereses inmobiliarios, que desde hace años tienen los ojos puestos en este barrio costero para desarrollarlo. La nueva vida en la zona incluso llevó a una visita del secretario de turismo de la isla, José Izquierdo.

Entre aquellos que esperaban beneficiarse de esta oportunidad está Yentil Ramírez, de 26 años, quien trabajaba como guia de turista en tours que recién se habían creado en el barrio.

“Tenemos fe de que (los turistas) vuelvan a bajar como lo hacían antes, se está trabajando para hacer las mejoras que necesita La Perla”, dijo, mientras que agregó que Fonsi visitó La Perla para distribuir ayuda en días recientes y prometió regresar para apoyar los esfuerzos de reconstrucción.

Fonsi se ha convertido en el nuevo rostro de la agencia de turismo de Puerto Rico, con lo que recibió 700.000 dólares como parte de un acuerdo en el que la agencia adquirió los derechos para usar su canción. Las autoridades de turismo dijeron que las búsquedas de Puerto Rico en los sitios para reservaciones habían aumentado hasta 45% en los meses antes del huracán, un pico que atribuyeron a la popularidad de la canción.

Ahora los que vienen a Puerto Rico son en su mayoría voluntarios, rescatistas y burócratas que ayudan a las tareas de reconstrucción en una isla devastada por un huracán categoría 4.

Las autoridades de turismo recientemente se reunieron con la líder local de La Perla, Yashira Gómez, hija del líder comunitario arrestado en la redada de 2011.

(I)