ARCO 2018 abre con polémica por la retirada de la obra “Presos políticos”

Foto El País

Madrid,  (EFE).- La Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO) abrió hoy sus puertas con polémica tras la retirada de una obra titulada “Presos Políticos en la España Contemporánea” a petición de los responsables de Ifema, el recinto ferial donde se celebra, una decisión que ha suscitado numerosas reacciones.


La obra, del español Santiago Sierra, es una serie de 24 fotografías entre las que aparece, pixelada, una imagen del expresidente del Gobierno catalán Oriol Junqueras, en prisión provisional investigado por rebelión y sedición en relación al proceso independentista en la región de Cataluña.

La galerista Helga de Alvear, una de las más reputadas en España, retiró la obra porque así se lo pidió Ifema, que argumenta que “la polémica” suscitada “perjudica” la “visibilidad” del resto de las obras presentadas en ARCO, una decisión que el Ayuntamiento de Madrid ha pedido rectificar.

El artista consideró que la retirada de su obra es “censura”, que “daña seriamente la imagen de esta feria internacional y del propio estado español”, además de “una falta de respeto” hacia la galerista.

“El arte es un diálogo permanente con el mundo, prohibir ese diálogo es prohibirme como persona. Reflexionar no da miedo o no debería darlo”, señaló en declaraciones a Efe.

De Alvear aseguró por su parte que acataba la petición de Ifema porque son los organizadores y agregó que “no es más que una obra de arte“.

Desde el Gobierno español, el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, afirmó que en España no hay presos políticos y consideró que la retirada de la obra de Sierra puede deberse a un tema “conceptual” y artístico.

Mientras que los partidos de la oposición se mostraron divididos. Podemos (izquierda) apeló a la libertad de expresión; ERC (uno de los partidos secesionistas catalanes) lo calificó de “censura”, y el Partido Socialista aplaudió la decisión porque hay que “intentar rebajar la tensión”.

La serie de 24 fotografías de Santiago Sierra (Madrid, 1966), titulada “Presos Políticos en la España Contemporánea” y valorada en 80.000 euros (98.000 dólares), incluye, además de la imagen de Junqueras, la de unos jóvenes encarcelados acusados de agredir a dos guardias civiles o la de activistas del movimiento de los indignados del 15M.

Los citados aparecen sin rostro en esta serie fotográfica de Sierra, que en 2010 rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas aduciendo que él era “un artista serio”, pero que son fácilmente reconocibles por las etiquetas que acompañan cada imagen.

Una polémica en ARCO que se suma a las vividas en otras ediciones por propuestas artísticas que se mueven en un terreno entre la denuncia, la provocación o el mal gusto, aunque en ningún caso Ifema llegó a pedir que se retiraran las obras.

El artista francés Yann Leto es uno de los más polemistas en ARCO. En 2013 llegó con una instalación que representaba una cruz gamada con luz verde de farmacia; en 2014 con el espectáculo “Congress Topless” (El congreso en pelotas) y en 2017 con un cuadro del papa Francisco, el Vaticano y la Casa Blanca.

El español Eugenio Merino protagonizó la polémica del año 2012 con “Forever Franco”, una escultura realista de Francisco Franco de uniforme y con gafas de sol metido en una nevera de Coca-Cola, que le costó al artista una demanda de la Fundación Francisco Franco.

Y también Merino, en 2010, se ganó una protesta de la Embajada de Israel por “Starway to Heaven”, que representaba a un musulmán orando semitumbado, con un sacerdote católico de rodillas encima de él y, sobre éste, de pie, un rabino.

Mientras que hace cuatro años, el escultor hiperrealista Paolo Schmidlin diseñó una escultura de la reina Isabel en la que unas manos acariciaban sus pechos desnudos y su vientre.

La galería Helga de Alvear ha vendido la obra “Presos políticos en la España Contemporánea” a un particular, que ha pagado 80.000 euros (98.800 dólares) por las 24 fotografías de “reconocidos encarcelados” que fueron retiradas hoy de ARCO por los responsables del recinto donde se celebra esta feria de arte.

Helga de Alvear, que ha sustituido en su estand de ARCO las fotos de Sierra por otras de unas máquinas de Thomas Ruff, aseguró tras la retirada de la obra del español Santiago Sierra que había varios interesados en comprarla.

cb/jdm/agf

Paypal