Los mayas utilizaban la astronomía para controlar a la población

Ruinas Mayas en Guatemala.

Los sacerdotes mayas monopolizaron el conocimiento científico de la astronomía para controlar a las masas y preservar el estado de las cosas de su tiempo, señaló este viernes el investigador mexicano Eddie Salazar Gamboa.

«Quienes tenían esos conocimientos sobre los astros, sus movimientos y su influencia sobre la tierra era esa clase sacerdotal y no el pueblo», dijo a Efe Salazar, académico de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), sureste de México.

La casta sacerdotal transmitía sus cocimientos sobre la astronomía de generación en generación, era «algo muy elitista», sostuvo Salazar Gamboa en una conferencia sobre «El Códice Dresde y algo más» ofrecida en la sede de la UADY.

Aseguró que el dominio de estos conocimientos formaba parte del control de masas que aplicaban los sacerdotes mayas de la misma forma en que lo hacían los sacerdotes en el antiguo Egipto.

Sobre los datos que ha hallado en sus investigaciones sobre el Códice Dresde, señaló que los mayas tenían registros de los eclipses de sol y luna y, además, también podían pronosticarlos.

Agregó que ese códice, que se encuentra en la ciudad alemana del mismo nombre desde siglos atrás, y a cuyas réplicas ha tenido acceso, tiene 78 páginas.

Entre la página 51 y la 58 del Códice se aborda el tema de los eclipses y cómo influían en la vida y la sociedad de los mayas, explicó.

Los mayas se dedicaron «a rastrear los eclipses, más que por el afán científico, por el temor que les tenían, de que desaparezcan, o se coman al sol, más que a la luna, con la que no tenían conflicto, pues lo que anteponían y cuidaban mucho era su sol», indicó.

Por eso los pueblos de esa etnia buscaban ahuyentar a la luna para que no se comiera al sol, llamado «Kin» en la cosmogonía maya, sostuvo.

El entrevistado destacó que el movimiento de los astros y, de forma particular, el ciclo lunar, tienen influencia en la vida, en la tierra y a manera de ejemplo, comparó el ciclo de fertilidad femenino con el lunar.

«Nada es coincidencia en este universo, todo está sincronizado y nada está separado de lo demás, todo está unido», insistió.

El Códice Dresde es un antiguo texto maya que data de alrededor del siglo XI de la presente era y es considerado el más antiguo de los que aún existen generados por cultura o etnia alguna de América.

Durante el saqueo de vestigios mayas a manos de los conquistadores españoles encabezados por Francisco de Montejo el Códice fue sustraído y trasladado a Europa. EFE (I)

jcg/jth/dsc

Paypal