Argentinos alientan por Nigeria desde la decepción y con pocas esperanzas

Los argentinos optan por alentar a Nigeria en el partido contra Islandia como última esperanza para que su equipo clasifique para octavos en el Mundial de Rusia tras la decepcionante derrota de este jueves ante Croacia.

“Hoy vamos Nigeria” es la leyenda que llevan este viernes los carteles de tránsito de Buenos Aires, que hoy se levantó con una frustrante sensación en el ambiente.

Los puestos de periódicos exhiben sin gloria algunas las portadas de los periódicos por los que pocos quieren hoy pagar: “Damos pena!”, “Estremessidos”, “Nos matan la ilusión”, “Hace falta más que un milagro”, “Derrumbados” y otros títulos catástrofe de igual tónica.

“Fue una decepción el partido. Parece un grupo de amigos y no un equipo que realmente fue a jugar. No pasan de fase ni de casualidad. Uno, como argentino, quiere llegar a la mejor instancia, pero así como está no le tengo mucha fe a la selección”, dice a Efe Cesia Díaz, una joven capitalina.

Molesto con la actuación del equipo que dirige Jorge Sampaoli, Fabio Fanlo se queja del “deplorable” resultado de este jueves ante Croacia como consecuencia “de la ineficiencia, la incompetencia y la falta de idoneidad profesional”.

“No me gusta vivir de la limosna ajena, depender de otro para clasificar. Apuesto todas mis fichas a la selección de Inglaterra, que sea campeón del mundo. Yo no tengo expectativas de ninguna índole. No se puede vivir de un milagro”, dijo Fanlo.

Si hasta este jueves hubo buenas ventas, hoy la suerte que abandonó a la Albiceleste tampoco acompaña al puesto de venta de banderas, camisetas, bufandas y todo tipo de “merchandising” con los colores argentinos que posee Miguel en uno de los puntos más concurridos del centro de Buenos Aires.

“La venta de camisetas ayer funcionó muy bien. Ahora hay que esperar el resultado de hoy de Nigeria y ver si repuntamos un poco”, comenta Miguel, quien califica de “catastrófico” y “una goleada bestial” de 3-0 el resultado de este jueves ante Croacia.

La gente en Buenos Aires, observa este experimentado vendedor, “está bastante cabizbaja, desanimada, deprimida y algunos muy furiosos” porque “el resultado fue inexplicable para jugadores que son profesionales y que ayer parecieron amaturs”. EFE

Paypal