Ecuador, viernes 19 de enero de 2018

Entra en vigencia tratado comercial entre EEUU y Panamá

PANAMA (AP) — Después de una espera de cinco años, el acuerdo de promoción comercial entre Panamá y Estados Unidos comenzó a regir el miércoles en medio del desaliento de los productores agrícolas que temen lo peor con la ejecución del pacto.


Publicidad

El gobierno panameño y los sectores empresariales coinciden en que el acuerdo generará más empleos y abrirá las puertas a mayores inversiones de Estados Unidos, el principal socio histórico de esta nación centroamericana de 3,5 millones de habitantes.

“Se espera que se incremente el capital estadounidense e impacte positivamente en la economía panameña”, manifestó el ministro de Comercio e Industrias, Guillermo Quijano.

Irvin A. Halman, presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, que aglutina a 1.600 empresas, dijo a The Associated Press que el acuerdo “es muy positivo y lo recibimos con satisfacción… Desde los inicios de la negociación, el tema se ha manejado como agenda de Estado en Panamá, para establecer las reglas claras para la apertura comercial a un mercado de más de 300 millones de personas”.

Martinelli y Obama

El Tratado de Promoción Comercial (TPC) se firmó en 2007 y recibió el rápido aval de la legislatura panameña, pero debió esperar un largo tiempo para que fuese aprobado por el Congreso estadounidense y la Casa Blanca lo sellara en octubre de 2011.A pesar del tiempo que transcurrió desde su firma hace cinco años, algunos expertos consideran que el gobierno panameño no logró preparar del todo a su sector productivo, particularmente el agrícola, para que enfrente los desafíos.

“Se suponía que la parte de promoción comercial iba dirigida precisamente a darle mayor beneficio y mayores oportunidades a los productores”, apuntó a la AP el presidente del Colegio de Economistas de Panamá, Raúl Moreira. Sin embargo, “vemos que no ha sido así y existen posibilidades de que con el inicio de la ejecución del mismo esos productores queden en desventaja frente a las importaciones de los Estados Unidos”.

Con el TPC Panamá desgravará inmediatamente 67% del universo arancelario a los bienes agrícolas procedentes de Estados Unidos, mientras que al resto –que se consideran rubros sensibles– los liberará en plazos de 5 a 10 años. Sin embargo, el acuerdo permite el acceso inmediato de esos productos mediante cuotas o contingentes arancelarios durante ese periodo de gracia. Se incluyen en ese grupo poroto, tomate procesado, maíz, papa fresca, cebolla, productos lácteos, arroz, muslo y encuentro de pollo.

Estados Unidos, por su parte, dejará sin aranceles el 88% de los bienes agrícolas exportados por Panamá y el resto los desgravará en plazos de entre cinco y 17 años.

“Es la muerte anunciada para los productores”, advirtió Enrique Athanasiadis, de la Organización Nacional Agropecuaria, que impulsa la venta de productos de primera necesidad a precios accesibles en ferias libres. “Es la bendición para los importadores, pero la maldición para nosotros”, sostuvo.

Agricultura en Panamá

Juan Torres, ligado a la Asociación de Arroceros de la occidental provincia de Chiriquí, dijo a la AP que el TPC “puede tener algunas ventanas de oportunidad, pero nosotros no exportamos, ni siquiera tenemos la facilidad de poder exportar porque somos deficitarios”. Panamá tiene que importar arroz y maíz anualmente para suplir la demanda nacional.

Los agricultores se quejan de que no tienen la tecnología adecuada, no reciben la ayuda económica oficial necesaria y que el costo de producción es muy alto. En la última década el sector disminuyó de 8,0% a 3,4% su aporte al Producto Interno Bruto del país.

“Vemos el TPC como una buena medida para otra gente, pero para la agricultura ahorita no tiene nada de atractivo”, subrayó Torres.

En el ramo industrial, Estados Unidos acordó liberar desde la entrada en vigor del tratado el 99,7% del universo arancelario a las exportaciones de Panamá, mientras que el país centroamericano liberará el 71,2%.

La balanza comercial favorece ampliamente a Estados Unidos, ya que de los 2.989 millones de dólares que generó el intercambio el año pasado, sólo 163 millones fueron exportaciones panameñas. Estas ventas bajaron notablemente en relación con los 419 millones de dólares registrados en 2005.

Normas impuestas por Estados Unidos a las importaciones de frutas tropicales como el melón y la sandía, así como exigencias a la pesca industrial, hicieron que los exportadores panameños buscasen mercados en la Unión Europa.

“Nosotros tenemos que hacer lo que sea necesario para volver a recapturar parte de algunos de los mercados que hemos perdido”, dijo Constancia Thomas, directora general de Administración de Tratados Comerciales. Resaltó que el año pasado la Unión Europea superó por primera vez a Estados Unidos como mayor destino de las exportaciones panameñas.

Para Thomas, sin embargo, “Panamá mide básicamente las ganancias en este acuerdo no necesariamente en el área de los productos que podamos exportar hacia los países sino desde el punto de vista de la atracción de inversiones”.

Estados Unidos tiene inversiones por algo más de 6.000 millones de dólares en Panamá, lo que convierte a este país en el mayor receptor de capital de la potencia norteamericana en América Central. Además, Estados Unidos es el principal usuario del Canal de Panamá, mientras que el dólar estadounidense es la moneda de circulación legal.

El TPC “crea ambiente favorable para atraer inversión extranjera procedente de Estados Unidos y terceros países que desean aprovechar los beneficios del tratado y permite a las empresas panameñas hacer negocios con Estados Unidos”, según Halman. Además, tendrá “impacto positivo en el consumidor ya que habrán productos alimenticios en los que se reducirá a 0% el arancel de importación al momento en que entre en vigencia el TPC, entre los cuales se pueden mencionar algunos tipos de carne, algunas hortalizas, algunos frutos secos, té, algunos cereales, entre muchos otros”, agregó.

Por JUAN ZAMORANO, Associated Press