Felipe de Edimburgo deja de manejar a los 97 años

La llegada de la reina de Inglaterra y su marido, el príncipe Felipe de Edimburgo, los bisabuelos de Jorge, a la capilla de St. James.

El príncipe Felipe, del Reino Unido, de 97 años, ha decidido dejar de manejar, un mes después de un choque que dejó a dos mujeres heridas, dijo el Palacio de Buckingham el sábado. «Tras considerarlo cuidadosamente», el esposo de la reina Isabel II «ha tomado la decisión de entregar voluntariamente su licencia de conducir”, se ha informado.

Aunque está retirado de la vida pública desde 2017, el marido de la reina Isabel II de Inglaterra disfruta de buena salud y dedica su tiempo a sus pasiones de toda la vida, pero estos días se había cuestionado mucho en el país sobre si una persona de su edad debería seguir conduciendo por carreteras que exigen alta velocidad.

El mes pasado el príncipe Felipe resultó ileso después de que su coche Range Rover quedara volcado en la carretera A149 del condado de Norfolk, cerca de la residencia real de Sandrigham, tras colisionar con otro auto en el que iban dos mujeres y un bebé.

El duque salió de su automóvil por su propio pie, pero las otras dos mujeres debieron recibir atención hospitalaria y una de ellas sufrió una fractura en la muñeca por la fuerza del impacto.

Como medida de precaución, el príncipe recibió atención médica y, tras descartarse cualquier lesión, volvió a ponerse al volante de otro todo terreno 48 horas después de la colisión, pero esta vez sin cinturón de seguridad, como exige la legislación de tráfico.

El duque está claramente acostumbrado a hacer lo que quiere, pero el incidente ha obligado a la Policía a recordarle que, aunque sea de la familia real, debe llevar cinturón de seguridad. (I)

Paypal