Ecuador, miércoles 23 de mayo de 2018

Secretario de Defensa de EEUU: China y Rusia son mayores amenazas que el terrorismo

El Jefe del Pentágono, James Mattis.

WASHINGTON (AP) — Contrarrestar la veloz expansión militar de China y a una Rusia cada vez más agresiva son las nuevas prioridades de las fuerzas armadas estadounidenses en cuanto a seguridad nacional, por encima de la amenaza del terrorismo, afirmó el viernes Jim Mattis, el secretario de Defensa de Estados Unidos.


Publicidad

La competencia de tales adversarios amenaza la ventaja militar de Estados Unidos en el mundo, agregó.

Al plantear una nueva estrategia para el Departamento de Defensa, Mattis advirtió que todos los aspectos de la ventaja bélica de las fuerzas militares han disminuido.

Agregó que crear una fuerza capaz de impedir una guerra con las potencias consolidadas y emergentes de Moscú y Beijing, y con enemigos de Estados Unidos como Corea del Norte e Irán, requerirá una mayor inversión a fin de que las fuerzas estadounidenses sean más letales, ágiles y prestas para la guerra.

“Continuaremos con la campaña contra los terroristas que tenemos hoy en día, pero la competencia entre las grandes potencias _no el terrorismo_ es ahora el foco principal de la seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo Mattis, en la Facultad de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins.

Proclamó la derrota del “califato físico” del grupo Estado Islámico en Irak y Siria, pero alertó que ISIS, Al Qaeda y otros grupos extremistas siguen siendo amenazas.

Mattis repitió su exhorto a que Washington trabaje más de cerca con aliados y socios, un enfoque que se alinea mejor con las posturas de gobiernos anteriores que con la idea del presidente Donald Trump de “Primero Estados Unidos”. Tal mantra fue repetido en una estrategia de seguridad nacional que el gobierno de Trump dio a conocer en diciembre.

Estados Unidos y sus aliados, recalcó Mattis, son más fuertes juntos. Recordó haber acudido a su primera reunión de la OTAN el año pasado, llevando consigo las exigencias de Trump de que las naciones incrementaran su gasto en cuestiones de defensa y pensando en cómo adaptar el mensaje de Trump a la estrategia más amplia de trabajar con socios.

Mattis recordó que cuando fue a Bruselas dijo a la alianza: “En resumidas cuentas: Por favor no me pidan que regrese y les diga a los estadounidenses _a los padres de familia estadounidenses_ que necesitan poner más atención a la seguridad y la libertad de sus hijos de lo que ustedes están dispuestos a hacer”.

¿Y el mensaje tuvo respuesta?

“Va mejor de lo esperado”, aseguró Mattis el viernes.

El tema principal en su estrategia es que Estados Unidos recupere su ventaja competitiva sobre China y Rusia, de acuerdo con una versión no clasificada de 11 páginas publicada por el Pentágono.

Ese cambio refleja la inquietud persistente de Estados Unidos en cuanto al crecimiento militar de Beijing en el Mar del Sur de China, sus medidas para expandir su influencia política y económica global, y lo que desde hace tiempo ha sido descrito como la campaña sistemática de ciberataques y robo de información a organismos del gobierno y empresas privadas estadounidenses.

El cambio subraya también los temores de Estados Unidos sobre Rusia, dada la invasión a territorio ucraniano, su participación en la guerra de Siria y su presunta intromisión en las elecciones presidenciales estadounidenses en 2016.

“Hemos hecho muchas cosas en los últimos 25 años, y realmente nos hemos enfocado en otros problemas, y esta estrategia representa un viraje fundamental para decir ‘vean, tenemos que regresar, en cierto sentido, a los fundamentos de la guerra de potencias’”, dijo Elbridge Colby, subsecretario adjunto de Defensa a cargo de la estrategia. “Esta estrategia señala que el enfoque será el de dar prioridad a estar preparados para la guerra y en particular para la guerra entre grandes potencias”. (I)

The Associated Press