Nuevo fiscal peruano reconoce corrupción en su entidad

Pedro Chávarry, nuevo fiscal peruano. Foto: elcomercio.pe

Lima (EFE).- El nuevo Fiscal de la Nación (general) de Perú, Pedro Chávarry, admitió que en su organismo existe corrupción, pero dijo que esta “es manejable” y que el principal problema del Ministerio Público es de “organización”.

“Hay corrupción, pero es manejable. Se conoce. Eso sí lo puedo manejar porque he trabajado en control interno. Conozco dónde habita la corrupción con malos elementos”, aseguró Chávarry en una entrevista publicada hoy por el diario El Comercio.

El fiscal, que asumió el cargo el viernes en una ceremonia muy cuestionada y a la que no asistió el presidente de Perú, Martín Vizcarra, consideró que el principal problema del Ministerio Público es de “organización”.

Ante las afirmaciones de juristas que indican que su toma de mando debe ser anulada, por no haberse efectuado ante el presidente, Chávarry dijo que ese tema fue discutido por la Junta de Fiscales y se interpretó “desde el punto de vista de la autonomía”.

“Antes, los funcionarios del Poder Judicial y el Ministerio Público eran nombrados por el presidente y eran juramentados por él. Transcurrieron los años y vimos que no estaba bien que se jurara ante un órgano político (…) Existe la norma, pero ya la interpretamos de otra forma. Hay que juramentar ante quien nos nombra”, señaló.

El fiscal, quien es parte de un audio con un magistrado investigado por presunta corrupción, negó cualquier vínculo con actos ilícitos y dijo que va “a ponerle muchas ganas, mucha fuerza, mucha legalidad en todo” su trabajo.

Al jurar al cargo el último viernes, Chávarry aseguró que combatirá la “criminalidad de cuello blanco” y hará “los correctivos necesarios” en las investigaciones de “casos emblemáticos”, que implican a altas autoridades y políticos.

Chávarry reemplazó a Pablo Sánchez después de que su elección fuera ratificada por la Junta de Fiscales Supremos a pesar del pedido de autoridades, partidos políticos y organismos civiles para que sea postergada ante un grave escándalo de corrupción que enfrenta la Judicatura peruana.

Incluso el primer ministro peruano, César Villanueva, declaró que debía dar un paso “temporal” al costado, mientras se investigan las denuncias en su contra, porque asumir el cargo en esas condiciones “siempre será una situación complicada”.

El escándalo de corrupción se hizo público la pasada semana, con la publicación de una serie de escuchas telefónicas que revelaron una amplia red de tráfico de influencias, cohecho y prevaricación en las más altas instancias de la judicatura, que incluye a altos magistrados, empresarios y políticos.

En uno de los audios, el suspendido juez supremo César Hinostroza ofreció absolver al violador de una menor de 11 años y coordinó reuniones con una “Señora K” de la “fuerza número uno”, nombre en clave que presumiblemente puede referirse a Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular, quienes niegan cualquier vínculos con este caso.

Otro audio difundido el jueves comprometió a Chávarry con el juez Hinostroza, al que le pide que lo ayude a remover a un integrante de la Academia de la Magistratura que le resulta incómodo, y que le plantee algunos nombres para reemplazarlo.

Por su parte, Hinostroza le solicitó al entonces fiscal general adjunto que le ayudara a obtener una constancia de no tener antecedentes judiciales para presentar ante la embajada de EE.UU. con el fin de obtener un visado, ya que antes había sido investigado por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de activos, según él mismo comentó en la conversación.

Tras la difusión del diálogo, Chávarry declaró al Canal N de televisión que no había “nada irregular” en esa conversación porque se trató de un pedido que le hizo “un ciudadano”. EFE (I)

dub/cfa

Paypal