Fiscal peruano pide prisión preventiva contra Keiko Fujimori por 36 meses

Keiko Fujimori. Foto de Archivo: La República.

El fiscal peruano que investiga a Keiko Fujimori por presunto lavado de activos en la financiación de su campaña para las elecciones presidenciales de 2011 pidió hoy que pase a prisión preventiva por 36 meses, dos días después de ser liberada de una detención preliminar, informaron hoy medios locales.

El pedido del fiscal contra el lavado de activos José Domingo Pérez, que deberá ser evaluado por un juez, afecta también a otras once personas imputadas en el caso, entre ellos los exministros fujimoristas Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, además de otros cercanos asesores de la principal líder opositora, del partido Fuerza Popular.

Fujimori simuló presuntamente múltiples donaciones particulares para enmascarar millonarios aportes no declarados, entre ellos posiblemente un millón de dólares que la constructora brasileña Odebrecht afirmó haber entregado para su campaña electoral.

La investigación, que todavía está en etapa preliminar, se inició el 8 de marzo de 2016 y tiene un plazo de 36 meses después de que el fiscal la calificara como un caso de criminalidad organizada.

Las indagaciones tuvieron un punto de inflexión cuando se encontró una anotación en el teléfono móvil de Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora, que decía “aumentar keiko para 500 e eu fazer visita” (aumentar 500 a Keiko y hacer visita).

Más tarde, los ejecutivos de la compañía declararon a fiscales que Odebrecht pagó un millón de dólares a la campaña de Fujimori, en sendas partidas de 500.000 dólares entregadas a los exministros Yoshiyama y Bedoya.

La investigación también incluye sospechosas partidas de dinero procedentes del organización no gubernamental estadounidense LVF Liberty Institute.

Esas supuestas donaciones fueron presuntamente ocultadas en ficticios aportes de personas particulares y en galas y cócteles en los que Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, afirmó haber reunido unos 2 millones de soles (unos 600.000 dólares).

El expediente del fiscal considera que dentro del partido Fuerza Popular se constituyó “una organización criminal que tenía entre sus fines obtener el poder político, recibieron para ello aportes ilícitos”.

Por ello Keiko Fujimori fue detenida el 10 de octubre de manera preliminar por diez días mientras el fiscal Pérez terminaba de formular el pedido de prisión preventiva.

Sin embargo, la líder del partido fujimorista Fuerza Popular fue liberada al octavo día de su arresto al prosperar en la Sala Penal Nacional una apelación concedida porque el juez que ordenó su detención había copiado el informe del fiscal sin realizar una evaluación propia.

Keiko Fujimori afronta su principal brete judicial mientras su padre, el expresidente Alberto Fujimori, permanece hospitalizado y a la espera de reingresar en prisión después de que fuera anulado su indulto que gozaba ante una condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

Keiko, presidenta de Fuerza Popular, fue la candidata del fujimorismo en las dos últimas elecciones presidenciales de Perú, las mismas que perdió en la segunda vuelta contra Ollanta Humala en 2011 y Pedro Pablo Kuczynski en 2016. EFE

(I)

Paypal