Nuevos bombardeos del Ejército sirio en zona desmilitarizada en Idlib

Las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, bombardearon hoy la zona desmilitarizada de Idlib estipulada en un acuerdo ruso-turco que está en vigor desde octubre pasado.

Los disparos de artillería, registrados esta madrugada, tuvieron como blanco los pueblos de Hish, Al Tamanaa y Yaryanaz, en el sur de Idlib; y Yisat y Al Sajer, en la vecina provincia de Hama, indicó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, sin añadir información sobre pérdidas humanas.

La ONG, cuya sede se encuentra en Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, agregó que durante el día de ayer las fuerzas leales a Damasco lanzaron al menos 10 misiles contra zonas situadas cerca de los pueblos de Yaryanaz y Al Tamanaa.

La agencia de noticias estatal Sana informó hoy de que el Ejército sirio impidió que un “grupo terrorista” a bordo de un vehículo se infiltrara en posiciones militares de las fuerzas leales a Damasco, en las zonas rurales del norte de Hama.

Según la agencia, el vehículo intentaba infiltrarse a través de la carretera que une la localidad de Al Habit, en el suroeste de Idlib, con el pueblo de Al Jesat situado en las zonas rurales de Hama.

Los soldados sirios atacaron “al grupo terrorista” y “mataron a todos los terroristas” que se encontraban a bordo del vehículo, sin precisar su número.

La fuente indicó que desde que se alcanzó el acuerdo ruso-turco el pasado septiembre, las tropas leales a Damasco han impedido decenas de intentos de infiltración de “terroristas” en las posiciones del Ejército sirio “que protegen a los civiles” en las provincias de Hama e Idlib.

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acordaron a mediados de septiembre la creación de una zona desmilitarizada de hasta 20 kilómetros de ancho que abarca Idlib, norte de Hama y Latakia y oeste de Alepo, para dividir las posiciones de las tropas sirias y de la oposición armada respaldada por Ankara.

El acuerdo dejó en suspenso la ofensiva y dio paso a un periodo de relativa tregua en esa zona hasta que hace diez días el Gobierno sirio denunció un supuesto ataque con gas cloro de la oposición en las afueras de Alepo.

Tras esa denuncia, Rusia bombardeó objetivos en la zona desmilitarizada y las fuerzas progubernamentales reanudaron los ataques. EFE

Paypal