Ecuador, domingo 21 de enero de 2018

Afrontar 2013

Por Joaquín Hernández
Guayaquil, Ecuador

El nombre de Eliseo Verón constituye desde hace más de 40 años una referencia intelectual indispensable para las ciencias sociales y de comunicación en América Latina. Desde su famoso y polémico balance de la sociología en Argentina en los años sesenta del siglo pasado en que daba cuenta del “conflicto de las interpretaciones”, planteado al orden de saberes existente en esa época, por la presencia del estructuralismo, la semiología, el psicoanálisis de Lacan, Verón ha estado presente en las grandes discusiones intelectuales de fin de siglo y comienzos del presente, incluido por supuesto el peronismo.

Por Joaquín Hernández
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

El nombre de Eliseo Verón constituye desde hace más de 40 años una referencia intelectual indispensable para las ciencias sociales y de comunicación en América Latina. Desde su famoso y polémico balance de la sociología en Argentina en los años sesenta del siglo pasado en que daba cuenta del “conflicto de las interpretaciones”, planteado al orden de saberes existente en esa época, por la presencia del estructuralismo, la semiología, el psicoanálisis de Lacan, Verón ha estado presente en las grandes discusiones intelectuales de fin de siglo y comienzos del presente, incluido por supuesto el peronismo.

En los setenta partió a Francia para radicarse ahí hasta 1995. De regreso a su país, ha vuelto al oficio de enseñar y de investigar y ha creado, entre sus múltiples actividades el Centro Internacional de Semiótica y de Comunicación que opera en Brasil. El cultivo de estas disciplinas no le ha alejado sino más bien le ha permitido dar cuenta del proceso político y social que vive el país con la llegada del matrimonio Kirchner al poder. Colaborador del diario Perfil de Buenos Aires, Verón analiza en su columna “esa confusa ilusión que llamamos realidad”. Parte de los artículos publicados en ella aparecen en el libro Papeles en el tiempo del 2011.

En uno de ellos, “Reglas de Conducta para tiempos oscuros”, escrito después de una de las intervenciones de la presidenta Kirchner, Verón nos propone el ánimo para soportar unos tiempos marcados por el enfrentamiento permanente, planificado contra todos los sectores que se consideran opositores al gobierno, tiempos confusos por la mezcla de principios y de oportunismo y necesariamente autoritarios por el desprecio a la institucionalidad existente. ¿No es La razón populista de Laclau más que el título de un libro, el nombre de un proyecto necesariamente voluntarista?

Verón dice así: “Nos esperan tiempos difíciles, la tensión política y social va a ir en aumento y la ciudadanía será reiteradamente invitada a ocupar el lugar de espectadores pasivos de malabarismos destinados a generar asociaciones mentales sin razonamientos, climas afectivos sin argumentos, convicciones sin hechos ni pruebas. La voluntad de manipulación de la opinión pública no tendrá límites.”

“Ante la propaganda oficial, que será cada vez más intensa y omnipresente (y sin tandas publicitarias, puesto que está financiada con el dinero público), preparemos el estado de ánimo y la distancia crítica necesarios para poder ejercer nuestra capacidad de formular los juicios morales que corresponda: las trampas nos esperan a la vuelta de la esquina”.

“No demorarnos en tal o cual frase, en el pronunciamiento puntual de este o de aquel, en la afirmación aislada de uno u otro ministro…l construcción del kirchnerismo es global, y los dispositivos de persuasión solo se vuelven visibles a nivel macroscópico. “

“Recordar…que toda manipulación de la opinión tiene, en democracia, límites: los que la ciudadanía, manifestándose de múltiples maneras en el espacio público, decida ponerle”.

1 Comentario el Afrontar 2013

  1. Desarrollo Democracia // martes 8 de enero de 2013 en 23:24 //

    El principal problema de la manipulación instaurada por el mitomano es que además de que tiene en estado vegetal a sus coidearios, los hace uraños, mitomanos y cerrados a cualquier posibilidad de análisis o de crítica introspectiva. El mitomano ha enseñado a los ecuatorianos ha pelear entre nosotros, a que no haya un punto medio de concenso, un punto intermedio de paz, eso no existe para el mitomano, en alguna ocasión ya lo dijo: “SI NO ESTÁS CONMIGO, ESTÁS CONTRA MI”.

    CREO que no soy el único que ha mantenido discusiones con ciertos familiares debido al fanatismo que inculca el mitomano a sus bases. Es hora de parar este tiempo de confrontaciones y de buscar la paz entre nuestras familias y la sociedad.

Los comentarios están cerrados.