Nos faltan siete

Alberto Molina

Con su única arma la pluma, la cámara fotográfica y el vehículo que les facilitaba la movilidad, los periodistas demostraron que, como los soldados, ejercen una profesión de alto riesgo. La patria está de luto; ahora nos faltan siete. Porque también cuatro soldados ofrendaron sus vidas en el fiel cumplimiento de su deber, por darnos a los ecuatorianos paz y seguridad.

Lo triste de este episodio infame es que mueren en manos de delincuentes sin alma. Pero, ¿qué ocurrió en el país en estas horas amargas? El manejo de crisis estuvo en manos de autoridades irresponsables e incompetentes y que les quedó grande la responsabilidad puesta en sus manos: un Ministro de Interior, como cabeza de las negociaciones, lo único que demostró es su ineptitud.

El de Defensa, igual de incompetente, preocupado de asistir a las cumbres de ese club de dictadores llamado ALBA. Y lo peor de todo, esa Canciller, en giras buscando votos en lugar de estar haciendo gestiones con países que tiene la experiencia y los recursos para afrontar estas crisis.

Usted, Presidente ha hecho oídos sordos al clamor de la ciudadanía para que haga los cambios que las circunstancias ameritaban y que debía ubicar en los puestos de responsabilidad a gente con conocimiento y experiencia y sin sesgos ideológicos.

Ahora más que nunca los ecuatorianos debemos unirnos y exigirle al Presidente haga un gobierno de unidad nacional. Hay los suficientes ecuatorianos, hombres y mujeres, patriotas con el conocimiento y experiencia para asumir responsabilidades complejas.

La Patria está conmovida. Exigimos que los dos gobiernos, el colombiano y ecuatoriano asuman sus responsabilidades.

Paypal