Ecuador ratifica apoyo a refugiados y garantiza su protección internacional

Lenín Moreno, en un campo de refugiados en Líbano. Foto publicada por la página de Facebook de Lenín Moreno.

Ecuador ratificó hoy su total apoyo a las personas en situación de movilidad humana y garantizó el uso de instrumentos internacionales para su protección, en el marco de la conmemoración del Día Internacional del Refugiado.

El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, José Valencia, dijo hoy en uno de los encuentro por la conmemoración, que el suyo es un país solidario que garantiza los derechos de los refugiados.

Según el funcionario, destacó el otorgamiento de cédulas de identidad, porque “esto permite una mayor y mejor inclusión económica y social y pleno acceso a derechos a las personas refugiadas”.

Desde noviembre de 2017 el Gobierno de Ecuador otorgó cédulas de identidad ecuatorianas a ciudadanos extranjeros reconocidos como refugiados y “hasta ahora se entregaron 1.909 documentos”, aseguró el canciller.

De su lado, Sergio Shcherbakov, vicecónsul de Ecuador en Queens (EE.UU.), afirmó durante el encuentro en la Cancillería en Quito, que el país apoya incondicionalmente a las personas que se desplazan en busca de bienestar, desarrollo, seguridad y paz.

El diplomático recordó que este fenómeno social surge por factores como la violencia, que obliga a miles de familias a abandonar sus hogares.

Por eso, dijo, “es importante trabajar permanentemente por generar procesos de atención e inclusión a las personas en movilidad humana y de protección internacional”.

De otro lado, la presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento), la oficialista Elizabeth Cabezas, entregó hoy a la representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Ecuador, María Clara Martín, una resolución sobre el Día Internacional del Refugiado.

El Legislativo ecuatoriano, en esa resolución, se comprometió a trabajar en un marco normativo que permita garantizar los derechos de las personas en situación de movilidad humana.

Asimismo, exhortó a la comunidad internacional a la paz en un mundo donde se respeten las ideas, las formas de pensar y creencias, al considerar que un mundo de tolerancia es la mejor herencia que se puede dejar a las futuras generaciones.

En un foro organizado por la Asamblea por el Día del Refugio y bajo el lema “Nos mueve tu nueva vida, nos mueve tu futuro”, Cabezas dijo que este era el marco ideal para ratificar el apoyo a quienes huyen de sus países y ponen en riesgo su estabilidad y sus vidas.

En Ecuador, dijo, “tenemos una ley innovadora que busca la igualdad y acceso a todos los servicios, pero sabemos que aún hace falta mucho por hacer”.

“Debemos encontrar nuevas estrategias y buscar soluciones oportunas para brindar las condiciones necesarias para que se garanticen los derechos de todas las personas en movilidad humana”, puntualizó Cabezas.

María Clara Martín, representante de Acnur en Ecuador, aseguró que el impacto del refugio es enorme para los países de acogida, por lo que insistió en la necesidad de un mayor apoyo, sistemático y a largo plazo para atender a las personas en movilidad.

“Debemos negarnos a ver al otro como una amenaza. Es el momento de reconocer la humanidad de las personas y plantearnos el reto de comprometernos para acoger y apoyar a los refugiados en nuestras escuelas, barrios y lugares de trabajo”, puntualizó Martin.

En el encuentro también participó la secretaria adjunta del Departamento de Refugiados de Estados Unidos, Nancy Jackson, quien también se refirió al fuerte impacto que supone para los países de acogida, sobre todo cuando el fenómeno de desplazamiento alcanza altos niveles.

“Los Estados deben dar una respuesta global y buscar soluciones políticas a los conflictos que llevan al desplazamiento”, aseguró Jackson.

La legisladora ecuatoriana Ximena Peña, quien propuso la resolución aprobada por la Asamblea, recordó que más de 65 millones de personas en el mundo buscan protección ante situaciones de guerra, hambruna, intolerancia o persecución.

“No solo hay que recordar a las víctimas, sino a las comunidades que las reciben, que brindan un entorno seguro a los refugiados del mundo entero. Ellos son los héroes invisibles, los que otorgan una mano amiga a los refugiados”, agregó.

Asimismo, Peña aseguró que el hecho de que un país sea un destino de acogida para inmigrantes, puede ser una oportunidad y no un problema, siempre que existan las herramientas legales adecuadas para que el fenómeno de desplazamiento se haga de forma ordenada y segura.

“Que no se construyan más muros que separan y discriminan”, apostilló la legisladora ecuatoriana. EFE

Paypal