Cancillería trabaja en reabrir la Academia Diplomática

Tras siete años de inhabilitación, la Cancillería trabaja en la reapertura de la Academia Diplomática para la capacitación, permanente y especializada de los funcionarios de carrera del servicio exterior, luego de que el presidente Lenín Moreno lo dispuso con el Decreto 625, del 21 de diciembre del 2018.

Las labores de la Academia fueron trasladadas al Instituto de Altos Estudios Nacionales en el régimen de Rafael Correa con el nombre de Escuela de Relaciones Internacionales José Peralta, en el 2011.

El embajador Alejandro Suárez, a cargo de la reconstitución de la Academia, señala que la reinstauración se haría efectiva en el primer semestre, aunque la unidad debe estar conformada, a nivel de coordinación o subsecretaría, con el personal que serían diez o doce personas (sin contar con los profesores), hasta este 21 de enero.

El pénsum académico, que está en elaboración, se cubrirá como se lo hacía desde 1987 que fue creada: una parte con docentes de tercero y cuarto niveles de otras universidades del país, diplomáticos y personalidades especializadas en diferentes áreas.

Son dos años que deben cursar los aplicantes (un promedio de entre diez y quince): uno presencial y académico, y otro año práctico, en las dependencias de la Cancillería.

Para sus instalaciones, la Cancillería quiere recuperar la casa del expresidente Galo Plaza, en la avenida 6 de Diciembre y Wilson, que fue entregada en comodato por la administración de Ricardo Patiño hasta el 2024 al Fondo de Cultura Económica de México.

Suárez asegura que hay maneras de llegar a un acuerdo con el Fondo para la restitución de la casa y se trabaja en ello.

Sobre el presupuesto, las personas que están al frente de la reapertura trabajan en el Plan Operativo Anual, Suárez dice que no será demasiado por la situación económica. En el Decreto se pide a la Cancillería que optimice sus recursos, pues no existe posibilidad de ampliar el presupuesto de esa cartera.

“La reconstitución de la Academia Diplomática es un paso fundamental para el proceso de reinstitucionalización del Ministerio de Relaciones Exteriores y del servicio exterior… lamentablemente en el gobierno anterior hubo una conmoción institucional, no solamente en la Cancillería, en la que se dio un lamentable debilitamiento”, agregó Suárez.

El exembajador Mauricio Gándara lo ve “muy saludable”, pues con la supresión personas sin preparación entraron al servicio exterior, se triplicaron los funcionarios: “La profesionalización del cuerpo diplomático no tiene una línea política, son asesores no políticos”.

El embajador Marcelo Fernández de Córdoba también lo considera “muy acertado”, pues en todos los países preparan diplomáticos para que no se sujeten a los intereses ideológicos de un partido como ocurrió en el gobierno de Correa. Considera que la maestría instaurada en el IAEN tuvo una orientación ideológica totalmente sesgada, bajo los intereses de Alianza PAIS, en ese entonces.

Paypal